Como recordar: Los niños sabios

“Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.

Jorge Luis Borges

Una figura femenina bajo una luz tenue; sentada en la cabecera de una mesa, con una mirada distante, se interroga. Esta misma se preguntará por la memoria. Se dirá una y otra vez, ¿qué objeto es un recuerdo? Así, entonces, Los niños sabios se propondrá como una búsqueda; búsqueda de aquellos sucesos que quedaron en el olvido y aquellos que no. Pero no solo como una interrogación en la forma de la transmisión de un momento sino, a su vez, como una pregunta por la construcción de la significación de lo emotivo.

unnamed-1

A partir de esta indagación es que suceden las acciones y relatos que delinean la historia de una familia en particular; la familia que conforman estos niños sabios. Esta misma, entre cajas de recuerdos rotuladas que se mueven de un lado al otro del escenario, se conformará, a partir de la dramaturgia de Marcos Krivocapich y Flavia Gresores, enteramente a través de lazos de hermandad y con los anecdóticos recuerdos que estos constituyen. De esta manera, en Los niños sabios, la figura de Fausto, el hermano mayor, se pondrá en primer plano. Esto se debe a que, a partir de este personaje, se abrirá el interrogante sobre la memoria, el recuerdo, donde todo el resto del grupo familiar intentará reencontrarse con él a partir de su evocación. A través de dichas cajas rotuladas, aparentemente colmadas de estos recuerdos buscados, se verá una ida y vuelta temporal donde las memorias de este grupo de hermanos se manifestarán en escena. De esta manera, la acción dramática se verá en los recuerdos de esta familia, articulados en vivencias de diferentes tiempos y momentos.

El espacio, a cargo de Romina Cariola, y el vestuario, diseñado por Celeste Zenteno, se ven fuertemente multifacéticos debido a que funcionan como marco; como aquello que contiene a estos niños en todos los recuerdos que suceden en escena. El gran elenco de actores conformará cuidadosamente cada escena para transmitir el momento que cada uno de los personajes atraviesa en cada instancia diferente de su vida. A su vez, se notarán los cambios temporales a partir de los diferentes cambios lumínicos, fruto del trabajo de Antú Martin, e intervalos musicales que sirven de pasaje entre una memoria y otra; entre una caja colmada de recuerdos y la siguiente.

unnamed-2Consecuentemente, Los niños sabios, dirigida por Flavia Gresores, representa en escena la búsqueda de una memoria familiar. Dicha búsqueda, donde se enfatiza la importancia de lo emotivo, tiene como principal motor la respuesta de interrogantes, de agujeros que dejó la niñez y que luego sienten la necesidad de ser llenados. De esta manera, cabe volver a interrogarse qué se torna un recuerdo y cómo este, entonces, conforma una imagen en la memoria que queda plasmada en la psiquis.

 

Ficha Artístico/Técnica

Dramaturgia: Flavia Gresores, Marcos Krivocapich

Actúan: Marcos Krivocapich, Melina Kufudakis, Camilo Lozano, Manon Minetti, Maya Szir, Sebastián Vázquez

Vestuario: Celeste Zenteno

Escenografía: Romina Cariola

Iluminación: Antú Martín

Música: Augusto Bonelli Toro, Manu Mansilla, Sebastian Mansilla

Diseño gráfico: Luna Schapira

Asistencia de dirección: Leandro Casas Silva

Prensa: Boca En Boca

Dirección: Flavia Gresores

Julieta Abella

Deja un comentario