Crítica: Ana de las tejas verdes (2016)

| MADRID |

La última versión de la historia de Ana Shirley fue estrenada para televisión en 2010 bajo el título de Ana de las tejas verdes (Anne of Green Gables), película dirigida por John Kent Harrison y escrita por Susan Coyne.

En este caso, la protagonista es Ella Ballentine, actriz que interpreta a Ana Shirley, una niña huérfana de 11 años que es adoptada de manera errónea y enviada a vivir con dos hermanos de edad adulta, Matthew y Marilla Cuthbert, que buscaban un varón para que les ayudara en las tareas diarias en su granja.

 

Una historia plagada de emociones y sentimientos, una niña huérfana con un pasado difícil llega a la vida de dos hermanos mayores siendo en principio un error para ellos y convertirse finalmente en una más de la familia. Para la pequeña Ana hay muchas cosas nuevas por probar y por vivir, y lo hace a través de sus nuevos cuidadores, los nuevos vecinos y también gracias a los nuevos amigos del pueblo.

Es una historia con muchas versiones, incluso una animada, pero supongo que cada una será diferente. El elenco de actores puede llegarte o no, en este caso, los actores adultos protagonistas Sara Botsford y Martin Sheen cumplen su cometido correctamente, aunque la película más allá de sus emociones y vivencias no consigue ser más que una historia entretenida.

Ana García

 

Deja un comentario