Crítica: Asesinato en el Orient Express

Kenneth Branagh dirige y protagoniza Asesinato en el Orient Express, este largometraje que está basado en la novela de Agatha Christie. La historia se puede resumir diciendo que durante un viaje en tren en el clásico Orient Express y que por cuestiones climatológicas se ve forzado a detenerse, un detective muy cualificado, Hercules Poirot tiene que investigar un asesinato cometido en el trayecto, del cual todos los pasajeros del tren son sospechosos del mismo.

Es la primera película que veo de este director, pero sí lo había visto actuar, aunque no de esta forma. Grandiosa. No sólo él, sino en conjunto toda la película. Desde el guion que me parece super rebuscado para quien no se haya leído la novela o visto la antigua versión cinematográfica, hasta los planos de cámara (bravo por los planos cenitales) y el montaje de todas las secuencias para no estropear con ningún detalle el desenlace final de asesinato.

Y si ya con eso os digo que me ha encantado, el elenco que tenía era un lujo. He acabado de verla con la sensación de que el director y el guionista quisieran que todo fuese exquisito, perfecto. Y a mí me lo ha parecido. Junto a Kenneth Branagh aparecen en pantalla Johnny Depp, Penélope Cruz, Willem Dafoe, Michelle Pfeiffer, Daisy Ridley, Josh Gad y Derek Jacobi, entre otros.

Sabía que me gustaban los libros de detectives, pero no había visto una buena película basada en este género. Resumiendo de nuevo, a quien le guste las historias de misterio y drama, le recomiendo que vea Asesinato en el Orient Express, que no se va a aburrir aunque esta dure casi 120 minutos. Es amena, curiosa e incluso a veces te despista con las partes técnicas (claro, si te gusta fijarte en ellas, si no no). Y que el guion a mi parecer está genial.

Nota: 10/10 

Ana García   

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.