Crítica: Comunidad de Carolina Adamovsky

Las formas en que se puede hacer teatro son infinitas y cada vez más se apuesta por hacer algo distinto y salir del molde de lo tradicional. ¿Cómo puedes contar una historia sin diálogos? Lo que parece no tener texto, en realidad te demuestra que no es así, este puede estar metido dentro de las acciones, lo corporal y lo emocional y aún así tenemos una dramaturgia que se cuenta por sí sola sin la necesidad del lenguaje hablado. Esto es lo que nos propone Comunidaduna historia que se lleva a cabo desde lo verbal y corporal, mostrándonos un relato concreto donde el texto está muy presente sin la necesidad de poseer una estructura lineal del lenguaje, pero que nos deja un mensaje a través de los recursos utilizados.

comunidad

Inspirada en un cuento de Franz Kafka.

Seis individuos parados uno al lado del otro, en una línea, se relacionan entre sí. Están agrupados, y más allá de sus rasgos particulares, podría decirse que nada los diferencia.
Los vemos conversar, reír, emocionarse, transitar toda una gama de situaciones vinculadas a la  amistad.
En determinado momento y sin motivos el grupo expulsa a uno de ellos. A partir de ahí comienza un juego inocente y cruel, inútil y siniestro. La comunidad humilla al excluido, quien desespera hasta las últimas consecuencias por no quedar afuera, sólo.
Acciones sin sentido que devienen en acciones sin sentido hasta desembocar en el horror del vacío propio de la existencia…
Entre lo cómico y lo incómodo, el espectáculo se propone reflexionar sobre la relación dialéctica del individuo con la comunidad. Y contagiados de obsesión kafkiana, desarrollar hasta el paroxismo la sinrazón de las convenciones y los signos.
La obra nos presenta a seis hombres que se encuentran unidos en una linea uno al lado del otro, ellos se comunican y conversan, pero el espectador no hace oído de lo que quieren decir exactamente. Observamos la camaradería entre todos hasta que uno se diferencia del resto y por ese motivo el grupo decide aislarlo, todo a través de un juego, esta persona busca la forma de encajar otra vez pero entiende que esas simples diferencias hace que siempre lo vayan a tomar como un excluido.
Particularmente es una propuesta interesante debido a que logra contar una historia sólida sin la necesidad de utilizar un texto de manera tradicional, se apoya principalmente en los recursos físicos y gestuales, siendo estos los que llevan el texto del relato también haciendo uso de la palabra sin dejar que acapare la atención de las acciones. Es una obra de acciones con un conflicto que es muy típico en todas partes, la exclusión por parte de un grupo, esta vez representada de una forma absurda, hilarante y divertida.
Si bien la dramaturgia de esta obra está muy bien planteada, la historia se apoya y necesita de las aptitudes actorales de sus personajes, los intérpretes tienen la tarea de poder transmitir un relato con apenas decir dos o tres palabras y algunas sin sentido. La pregunta sobre cómo se puede lograr transmitir eso, es a través de la explotación al máximo de los recursos físicos y gestuales, todos bien representados por cada uno de sus actores. Se logra un equilibrio en cada uno de los personajes, permitiendo que ninguno llegue a tomar un protagonismo definido, ya que trata de denotar al relato como el centro de atención de la obra.
Comunidad es una obra sencilla , audaz y entretenida, una historia que se sale del molde de lo tradicional para brindarnos un texto llevado a través de lo expresivo. La historia es redonda, logra mantener el interés durante todo su trayecto y lo más importante es que nos regala un buen entretenimiento teatral con una propuesta diferente.
Ficha técnica
Dramaturgia: Carolina Adamovsky
Actúan: Fabián Bril, Francisco Civit, Martín Otero, Javier Rodríguez Cano, Julían Vilar, Alejandro Zingman
Diseño de vestuario: Cecilia Zuvialde
Diseño de luces: Gonzalo Córdova
Fotografía: Milos Deretich
Diseño gráfico: Daniel Roldán / Gabriela del Riego
Asistencia de dirección: Ivan Stilman
Producción ejecutiva: Gabriel Baigorria
Dirección: Carolina Adamovsky
Funciones: Viernes 21h EL KAFKA Espacio Teatral (Lambaré 866)
Daniel Alvarez

Deja un comentario