Crítica: Cronología de las bestias

| BUENOS AIRES |

Timbre 4 es el teatro emblema del barrio de Boedo, aquel lugar que por el año 2005 vio nacer la exitosa obra La omisión de la familia Coleman, con gran repercusión internacional y la consagración de su director Claudio Tolcachir. Luego y en consecuencia a los hechos nombrados este espacio comenzó a expandirse y crecer hasta convertirse en una de las casas más apreciadas del teatro independiente, convocando propuestas que diversifican el espacio que le ofrece al arte y al público. Cronologías de las bestias es una de las pruebas claras del buen teatro que realiza Timbre 4, abriendo una nueva temporada de una historia que es imprescindible ir a ver.

20161013130842-ph-sol-schiller

 

Una familia destrozada debido a la desaparición de su hijo hace más de diez años, deberá enfrentarse a sus propias oscuridades ante su repentino regreso. Un reencuentro inesperado que los obliga a defenderse, hasta las últimas consecuencias. Van a descubrir que la mentira requiere de mucho compromiso.

El conflicto de la obra se dispara ante la aparición de un joven que irrumpe en una casa de familia, resultando ser su hogar en un momento anterior, este chico había desaparecido siendo un adolescente y reaparece luego de 13 años fuera de casa. Lo que podría parecer una alegría ante la reaparición de un ser querido supone un desvanecimiento de una familia disfuncional que ha guardado muchos secretos todos estos años y, este regreso hará que todo se destape. El espectador queda en ese mismo desconcierto que los personajes sienten cuando el hijo perdido reaparece y de a poco se van revelando sentimientos y secretos guardados que existían antes de dicha desaparición y sus consecuentes actos. La trama resulta muy interesantes por la tensión que se crea en los personajes, a pesar de su comicidad, la puesta es cruda y violenta desde un principio, aunque logra llegar a un fuerte clímax que resulta ser lo mejor de la historia. Un buen recurso ha sido la utilización de pequeños flashbacks que nos permiten comprender que sucedió con los personajes antes del incidente, que a pesar de revelarnos con claridad el porqué de los hechos, no les impide el efecto sorpresa para su resolución final.

El trabajo actoral ha sido muy importante en todos los personajes. Cabe destacar que la dramaturgia gira en torno a ese joven aparecido, los actos de todos los personajes responden a las acciones y emociones que él transmite, por lo tanto él dirige el pesar de los demás con su conocida labor. Se debe destacar el trabajo actoral en su conjunto, que se denota en una de las escenas más violentas de la puesta, aunque no responde a la agresión puramente física, significa un quiebre en los personajes y en el mismo relato.

El espacio utilizado para la obra responde a la de un viejo hogar del cual poco ha cambiado con el transcurso de los años, se aprovechan perfectamente los lugares que la sala nos ofrece (pasillos, baño, escaleras, etc) que permite al espectador entrar directamente a la casa de esta familia disfuncional. El trabajo de dirección ha sido impecable, cuidando cada detalle en su escenografía y vestuario, haciéndolos un pilar importante de este enredo familiar.

Cronología de las bestias es una obra realmente intensa, que destaca por la tensión que constantemente los personajes provocan, eso se debe a su gran trabajo en dramaturgia, dirección y actuaciones. Debo reconocer desde mi subjetividad que es una de las mejores propuestas que hay actualmente en cartelera y por eso recomiendo a los lectores que no duden en ir a ver esta impecable pieza de teatro independiente.

Ficha Técnica

Dramaturgia: Lautaro Perotti
Actúan: Juan Manuel Casavelos, Andrés Ciavaglia, Adriana Ferrer, Julián Krakov, Silvina Sabater
Vestuario: Cinthia Guerra
Escenografía: Eduardo Pérez Winter
Diseño de luces: Eduardo Pérez Winter
Fotografía: Sol Schiller
Diseño gráfico: Karina Hernández
Asistencia de escenografía: Mauro Gianera
Asistencia de iluminación: Mauro Gianera
Asistencia de dirección: María García De Oteyza, Emilia Rebottaro
Prensa: Marisol Cambre
Producción ejecutiva: Pedro Ferreyra
Dirección: Lautaro Perotti

Entradas: Boletería 240,00 / Online 220,00

Daniel Alvarez

Deja un comentario