Crítica: El lobo de Wall Street

| MADRID |

Una pandilla de animales vestidos con traje y corbata juegan a una competición de diana lanzando enanos. Esa es la primera escena con la que nos presenta Martin Scorsese la historia del protagonista Jordan Belfort en El lobo de Wall Street.

Dicen que las películas de Scorsese tienen fama de ser buenas. En mi caso es la primera vez que veo una de él desde que tengo uso de razón y uso de análisis (supongo). La trama está basada en los hechos reales sobre el agente de bolsa Jordan Belfort (Leonardo Di Caprio), que como se demuestra en este guion adaptado empezó de muy joven a trabajar en el mundo financiero. En principio quería ganar dinero haciendo ganar también a sus clientes, pero pronto sus mentores le enseñaron que la verdad y la felicidad está en ganar él, no importa cómo. Y así se convierte en el “lobo” de la ciudad, ganando dinero a costa de los que menos tienen y menos saben, porque los que más tienen son demasiado listos y no confían en este negocio.

Y en un montaje de secuencias despiadado y obsceno, sobre todo en lo relativo al sexo y las drogas, Scorsese junto a Leonado Di Caprio convierten este largometraje de tres horas que parecía agotador en una obra maestra de lo que es el egocentrismo, muestran el atractivo y la osadía que supone infringir las leyes del estado y revelarse, pese a saber que puedes caer. Una vida llena de coraje que Di Caprio interpreta a la perfección. No sobran las escenas de ningún tipo, aunque haya exceso de secuencias sobre drogas y sexo, sin prevalecer sentimiento emocional alguno. Algo que destaco y sin duda hace que sea más seductora para el espectador es que Di Caprio actúa y se dirige a nosotros directamente como narrador. Y como punto fuerte del largometraje la escena en que este trata de conducir con una dosis de droga excesiva. Quizá esa parte de inverosímil pero sabiendo que está basada en hechos reales es lo que llama la atención y deja que Scorsese haya dado fruto a su imaginación para despotricar el mundo de los agentes financieros.

Punto aparte es el mensaje que se queda de cuantas personas en el mundo de la política hoy en día en mi país han infringido la ley de la misma forma que aparece en la película, para escapar de impuestos sobre su país. Al final el narcisismo de muchos sigue estando vigente. Cuanto más rico soy más quiero serlo y menos pago, y los que son pobres que lo sean más y que pague más.

Ficha:

Título original: The Wolf of Wall Street

Dirección: Martin Scorsese

Guion: Terence Winter (Libro: Jordan Belfort)

Fotografía: Rodrigo Prieto
Reparto: Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margot Robbie, Kyle Chandler, Cristin Milioti,Rob Reiner, Matthew McConaughey, P. J. Byrne, Jon Bernthal, Jean Dujardin,Kenneth Choi, Henry Zebrowski, Joanna Lumley, Brian Sacca, Jon Favreau, Ethan Suplee, Spike Jonze, Katarina Cas, Barry Rothbart, Shea Whigham,Thomas Middleditch, Jordan Belfort

 

Ana García

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.