Critica: Gimnastas

| BUENOS AIRES |

Debo confesar que esta semana fue la primera vez que he pisado el predio del Centro Cultural Recoleta, aquel espacio ha llegado a sorprenderme por la gran variedad de propuestas artísticas que ofrece y la convocatoria de público que atrae, tanto a residentes como a turistas. La oportunidad de conocer este espacio fue gracias a la obra Gimnastas que nos relata la historia de los integrantes de un equipo de gimnasia artística, en donde se mezclan las relaciones profesionales con las íntimas, todo desarrollado entre el humor, los enredos y los pasos de acrobacia.

000152639

Connie, Diego Nacho y Mariana son cuatro amigos que forman un equipo de gimnasia artística. Se acerca una competencia importante y tienen que volver a entrenar juntos luego de un impasse que el grupo se tomó por una pelea fuerte entre dos de sus miembros. ¿Lograrán que el amor no se interponga en su búsqueda del éxito? ¿Podrá más la sed de gloria que los sentimientos?

Gimnastas -atrapados entre el amor y la gloria- es una epopeya infanto-juvenil noventosa en la que todo se siente al mango y ser jóvenes y hermosos es la única salida para expresar tanto desconcierto.

Con dos armarios tipo lockers en cada extremo del escenario, reconocemos el ambiente de vestuario donde los hechos van a representarse, irónicamente es de conocimiento que las historias fuera de lo deportivo suele pasar en aquel espacio. El escenario también representa la sala de ensayo donde este equipo siempre se reúne para ensayar las coreografías que deberán mostrar en una importante competencia y estas provocan gran tensión entre los integrantes al mezclarse los problemas amorosos que pueden desestabilizar al grupo en un momento clave y con sed de gloria. Resulta original la narrativa de la puesta, donde en momentos rompe la linea tradicional del relato para mostrarnos por lo que pasan los personajes desde lo físico, haciendo representación y parodia de lo acrobático en las escenas donde conocemos mejor los enredos entre los jóvenes gimnastas.

Para los actores en escena debió resultar un desafío poner en marcha esta obra, existe mucha interacción desde la expresión corporal, donde el espectador puede reconocer entre líneas lo que está pasando con los personajes y que además se pueda seguir la historia desde una narrativa tradicional. Se ha hecho un buen trabajo por parte de los actores logrando transmitir la química amorosa entre ellos en conjunto a la tensión que se provoca en lo profesional, cada uno de ellos tiene su momento para destacarse de forma individual denotando el papel que representan en esta historia. También se debe destacar el empeño de los artistas en aquellos momentos en el que la puesta se sale del esquema para contarnos algo desde un punto de vista particular, es imposible no recordar aquella escena en que una de las actrices toma micrófono y canta el tema Whats up de For Non Blondes, que además de ser una popular canción de los años 90, representa el estado en el que se encuentran los personajes debido a los conflictos emocionales desatados entre los deseos personales y  la gloria profesional.

Gimnastas es una propuesta muy interesante, que logra atrapar al espectador en una historia de enredos trasladado al mundo de la gimnasia artística, representando aquella rama del deporte, pero también haciendo parodia de sí misma. Gracias a sus buenas actuaciones y el trabajo de dirección se crea una muy entretenida puesta cargada de humor y música, ideal para pasar una buena tarde en el teatro.

Ficha técnico artística

Dramaturgia: Emilia Dulom

Actúan: Belén Azar, Lucía Rivera Bonet, Wenceslao Tejerina, Nacho Zabala

Escenografía: Cecilia Zuvialde

Diseño de vestuario: Lara Sol Gaudini

Diseño de luces: Candelaria Sesín

Audiovisuales: Manuel Dulom

Fotografía: Sofía Saluzzi

Diseño gráfico: Romina Salerno

Asistencia de dirección: Cielo Salatino

Coreografía: Cielo Salatino

Dirección: Emilia Dulom

Daniel Alvarez

 

Deja un comentario