Crítica: Gótica, el musical

Un musical de otro mundo

Es increíble darse cuenta de cómo ha avanzado el género musical en este último tiempo, haciendo que la cartelera porteña siempre tenga espacio para este tipo de producciones tanto en el circuito comercial como en el independiente. Es un gran mérito que el off pueda solventar estos proyectos, los cuales en su mayoría requieren muchos costos en producción y cantidad de artistas, aún así decenas de espectáculos salen a escena y gracias al apoyo del público podemos disfrutar de este arte en su máximo esplendor.

02

Gótica, un musical de otro mundo, cuenta la historia de cómo dos realidades incompatibles se unen, creando una poderosa, nueva y distinta forma de ver y sentir la vida.

La historia inicia en un mundo lejano y desconocido, donde reina Nébula, una hermosa y fascinante mujer, junto al líder del consejo, Furcas. Ellos envían a su hija Gótica a través de un portal, en busca de “la cruz mística”, objeto que, según la profecía, dará al pueblo un líder innato y capaz: y deberá encontrarla rápidamente ya que su mundo gótico se está desmoronando. Sin sospecharlo en este viaje conoce, en el mundo terrenal, el verdadero amor en Víctor, un joven multimillonario.

El tiempo pasa, Gótica es llevada nuevamente a su tierra, pero ella y Víctor han tenido una hija, Candra, que crece con inimaginables poderes y será la responsable del desenlace de esta mágica historia.
Idas y vueltas entre un mundo y otro acompañados de diversos y pintorescos personajes hacen de esta obra una exquisita pieza musical, donde solo deberán abrir su alma, su mente, y dejarse fluir entre un mundo “común” y otro “no tanto”… o tal vez sí.

La obra nos presenta a Gótica (Rodrigo Fornillo), una mujer proveniente de otro mundo, el cual lo dominan las fuerzas oscuras, y ella es una princesa a la que se le encomienda una misión: ir a la Tierra en busca de una cruz que forma parte de una profecía necesaria para seguir en el poder real. Todo esto se complica cuando ella conoce y se enamora rápidamente de un humano, un hombre peculiar y algo torpe, pero que cambia la manera de ver el mundo de Gótica cuestionando sus intereses personales y familiares. Se trata de una historia perteneciente al género fantástico, que intenta contar una historia de amor entre personas de distintos mundos, a esto se le añade la música y el humor que están presentes en este relato absurdo y entretenido.

Una peculiaridad que tiene esta obra es que su personaje principal es una mujer que está interpretada por un hombre. Rodrigo Fornillo la compone con soltura y tiene una gran actitud femenina en voz y actuación, aunque también se resalta un tono de parodia sobre ello ya que se juega mucho con el humor. Lo que también se destaca es que Gótica posee un elenco muy nutrido, con muchos artistas en cantidad y donde cada uno deja lo suyo en cada participación, lo bueno es que también se nota que disfrutan de lo que hacen y que se devuelven con el entretenimiento del público. Los artistas que recorren esta puesta van desde actores de comedia musical, bailarines y hasta un coro por separado que sirve para hacer lucir al espectáculo más allá de su trama.

Para la función a la que he asistido, nos han aclarado que ante un imprevisto, uno de los actores no ha podido estar en escena y este fue reemplazado por el director de la obra Pablo Flores TorresEs un mérito a destacar que en poco tiempo haya sabido construir al personaje y que lo pueda lograr con tal frescura como se ha visto, eso también se nota en el empeño de su trabajo como director conociendo en profundidad la obra que realiza. El trabajo de vestuario y maquillaje también son aspectos donde supieron lucirse para ser algo importante en este show. Seguramente se ha logrado con mucho esfuerzo, se apostó mucho por el teatro independiente y ha dado sus frutos.

Gótica, un musical de otro mundo es un espectáculo absurdamente interesante y divertido, en el cual se destaca su actor principal que se pone en la piel de una mujer en cuerpo y voz, siendo la segunda presentada de manera imponente. Los artistas en escenas dan lo mejor de sí para brindar entretenimiento con esta historia algo extraña pero que se disfruta. Es un logro que el musical independiente siga avanzando aún mas y esto también se debe a la buena recepción del público que apoya estos proyectos realizados con mucha pasión.

Libro y Corografías: Paula Céfali
Colaboración argumental:  V. Fernandez / F. R. Salcedo / R.Fornillo
Música original: Rodrigo Fornillo
Arreglos musicales: Pablo Flores Torres
Arreglos y dirección del coro: Carina Gotlib

Ficha técnica:

Elenco: RODRIGO FORNILLO – VICTOR FERNANDEZ – PAULA CEFALI – EMI FEGGER – AGUSTINA RAIMUNDI – GUIDO NAPP – AGUSTINA ANILE – FACUNDO MIRANDA – LUCIANA TORRES – VALERIA GOMEZ – LUCIA ANDRADA

Ballet: MAGUI JURNET – JULI MOREA – RENI VENTURELLI – DOMI SIMKIN – CECI CAVALLERO – YAMI BANCHERO – BELU URD – GABI SOTTILE –
VICKY FROSI

Coro: LULI ZABALA – SOFIA CAVADINI – MATIAS PITETTI – NADIN – JAZMIN FERNANDEZ – MALENA FABRE – ANDREA AGRELLO – CAMU BARNADE ESTEBAN MARINARO – MARU ECHENIQUE – SOFI FORTE – PATRICIA GUTIERREZ – EROS ALEN

Diseño y realización de vestuario Gustavo Calandra – Claudio Hock
Fotografía: Orneret Fotografía
Imagen y Make up: Salome Diaz (Asesora personal de Rodrigo Fornillo)
Sonido: Dani Vach
Prensa: Daniel Falcone
Produccion ejecutiva: Carlos Martin / Federico Ancheta / Lidia Branda
Producción general: Rodrigo Fornillo
Dirección general y Puesta en escena: Pablo Flores Torres

Daniel Alvarez

Deja un comentario