Crítica: La chica del tren (2016)

| MADRID |

Basada en la novela de Paula Hawkins, La chica del tren (The girl on the train), es la versión cinematográfica dirigida por Tate Taylor en 2016. El trío de mujeres protagonistas está formado por Emily Blunt, Rebecca Ferguson, Hailey Bennett y el trío masculino por Justin Theroux, Luke Evans y Édgar Ramírez.

Rachel es una mujer divorciada adicta al alcohol, que viaja en tren todos los días y como narradora – aunque no será la única – nos habla de otra mujer que ve desde el tren.

Nos habla de ella como si la conociera. Rachel, a pesar de estar divorciada, molesta todavía a su ex marido con llamadas y mensajes. Él tiene otra familia con su mujer Anna y su hija, de la que cuida Megan, una joven.

Crítica

Generalizando y según la crítica, la versión en pantalla es muy fiel a la novela. Pero como yo no he leído el libro, parto con mi opinión desde ahí.

La historia es un drama romántico de crimen y misterio, en el que se alteran diferentes personajes que van narrando su historia. Historias entrecruzadas gracias al personaje principal Rachel, quien mantiene el hilo narrativo -y a la vez lo desordena- y el cruce entre personajes en confidencia con el espectador.

La confusión a través de la elipsis y los saltos temporales en el desarrollo pueden hacer que el espectador tarde en asociar la relación que tienen los personajes. La elipsis mencionada se utiliza en la narrativa con lagunas mentales de Rachel debido a su condición alcohólica, pero recordar que todo puede ser y que nada es lo que parece.

Un crimen, una alcohólica y un novio celoso. Puede ser obvio a quién van a investigar primero, por eso todos los personajes nos narran desde su punto de vista hasta que se desenmascara al personaje asesino.

A nivel de imagen es misógina y se utiliza la violencia física y mental hacia la mujer. Sin haber leído el libro, la película al principio es un poco pesada, pero es algo más interesante desde el momento en el que consigues reunir y ubicar las relaciones de los personajes y sus vidas.

Ana García

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.