Crítica: La chica del tren (The girl on the train)

| MADRID |

5157719En el año 2011, el director Tate Taylor se estrenaba con la película Criadas y Señoras (The Help), adaptación de la novela de Kathryn Stockett, que se convertiría en una de las películas más taquilleras del año con varias nominaciones a los Óscar, siendo Octavia Spencer la ganadora del Óscar a la mejor actriz de reparto. En este año, y con la adaptación al libro superventas de 2015, Taylor presenta La chica del tren (The girl on the train), una meticulosa película que ha dado mucho de qué hablar.

La chica del tren, es una película estadounidense de suspense, dirigida por Tate Taylor y distribuida por Universal Pictures basada en la novela homónima de Paula Hawkins. Está protagonizada por Emily Blunt, Rebecca Ferguson y Haley Bennett y fue estrenada el 21 de octubre de 2016 en los cines de toda España.

Sinopsis.

Rachel Watson (Emily Blunt) es una mujer recién divorciada y alcohólica que cada día coge el tren para ir a su lugar de trabajo en Nueva York. Durante el trayecto, en una urbanización de chalets, Rachel se fija en una pareja: Megan (Haley Bennett) y Scott Hipwell (Luke Evans) e inventa una vida de ensueño para ambos. Una mañana, el camino hacia Nueva York se ve truncado cuando Rachel es testigo de un impactante y desconcertante suceso: Megan Hipwell ha desaparecido. Desde ese momento, la protagonista se verá envuelta en la investigación del caso y tratará de averiguar qué fue lo que pasó.

La película ha sido todo un éxito. Desde su estreno ha recaudado más de 44 millones de dólares en todo el mundo causando distintas reacciones entre sus espectadores. Y es que la película no deja indiferente a nadie, al igual que el libro. La autora describe la historia desde el punto de vista de los tres personajes principales, algo que el director también ha querido remarcar. La narración es ágil y los capítulos amenos, distribuyendo la información poco a poco sin dejar ni un sólo detalle de lado. Giros inesperados, muchas dudas, tensión, angustia y unos personajes perfectamente definidos, eso es lo que ha creado Hawkins y lo que Taylor ha querido mostrar en la pantalla de todos los cines del mundo.

Curiosidades y secretos del rodaje:

1. Similitud con Alfred J. Hitchcock.

La película presenta diversas escenas en las que se aprecia una cierta similitud con alguna trama de las películas más famosas de Alfred J. Hitchcock:

  • La desaparición de una mujer. – Alarma en el expreso (1938).
  • Una mujer en el museo mirando un cuadro. – Vértigo (1958).
  • Una mujer en la ducha. – Psicosis (1960).

2. Conexión con la serie “Friends”

Lisa Kudrow, actriz que interpreta a Martha, fue una de las protagonistas de la serie “Friends” (1994-2004) junto con Jennifer Aniston. Curiosamente, el marido de Aniston, Justin Theroux, interpreta a Tom Watson.

3. Uno de los mayores retos de su carrera cinematográfica.

Emily Blunt afirmó que este es el mayor reto al que se ha enfrentado en toda su carrera, ya que Rachel es un personaje complejo: “Tu heroína, el personaje principal, es un testigo en el que no puedes confiar porque es una alcohólica. Y, aunque está en lo cierto, nadie la cree. La idea de interpretar un personaje como ese con el que sientes que te estás ahogando es emocionante. Nunca he interpretado una laguna provocada por el alcohol antes, así que esto es nuevo para mí”, explicó la actriz.

4. Inspirada en una rutina real.

La autora del libro, Paula Hawkins, afirma que la idea se basa en su propia rutina, cuando disfrutaba mirando las casas de los demás desde su tren en Londres. “Empecé a soñar despierta sobre lo que podría pasar si viese algo impactante o sorprendente”, afirmó. “Todos nos hemos subido al tren para ir a trabajar, a la universidad o a cualquier otro sitio y alguna vez nos hemos preguntado sobre las vidas de otras personas. Así empezó todo”.

5. Reencuentro tras “Criadas y Señoras (The Help).”

En esta película vuelven a coincidir el director, Tate Taylor con la actriz Allison Janney tras haber trabajado juntos en 2011 en “Criadas y Señoras.”

6. El libro se desarrolla en Londres y la película en Nueva York.

La novela La chica del tren transcurre en la ciudad de Londres. En la película, en cambio, la historia ocurre en Nueva York. Esto es algo que muchos cinéfilos han destacado como “negativo” en cuanto a la idea de los escenarios que tenían con respecto al libro.

Ficha técnica.

  • Tate Taylor es el director.
  • Universal Pictures es la distribuidora cinematográfica.
  • Emily Blunt es Rachel Watson.
  • Rebecca Ferguson es Anna Watson.
  • Haley Bennett es Megan Hipwell.
  • Justin Theroux es Tom Watson.
  • Luke Evans es Scott Hipwell.
  • Édgar Ramírez es el Dr. Kamal Abdic.
  • Allison Janney es la detective Riley.
  • Lisa Kudrow es Martha.
  • Laura Prepon es Cathy.

Esther EM.

Deja un comentario