Crítica: La visita de los cuerpos

| BUENOS AIRES |

La visita de los cuerpos es una obra que se exhibe los domingos en el Centro Cultural de la Cooperación, donde su puesta en escena trasciende más allá de su premisa, en un relato que destaca la forma de contar un simple relato sobre las relaciones y el conflicto dentro la familia. Esta premisa se convierte en un viaje hacia la búsqueda de la propia identidad, sus consecuentes relaciones con otras personas en una sociedad y el descubrimiento sobre lo que es real y lo que no.

16826086_1684041328559686_5905083961613162422_o

 

Una familia de clase alta formada por Gustavo y su hija Rita, en plena decadencia económica y moral recibe a un primo adinerado, Jorge, que viene a estudiar Letras en la Universidad de Buenos Aires. Gustavo y Rita acaban de matar a Sara, mujer y madre de ellos respectivamente, pero Jorge piensa que murió de una enfermedad. 

Los vínculos entre los personajes irán mutando desde relaciones incestuosas y odio hasta enamoramiento y muerte.

El público va entrando a la sala y nos encontramos con los actores en escena interactuando entre ellos, que nos sirve como introducción para conocer el aspecto de los personajes y el ambiente donde se desarrolla la historia. Al iniciar la obra conocemos a los personajes, a una hija y un padre con una relación muy particular ligado a lo incestuoso, ellos acaban de cometer un acto que hace que cambien sus necesidades en cuanto a su relación personal y el actuar frente a la sociedad. Luego llega a Buenos Aires un pariente lejano para iniciar sus estudios en Filosofía y letras, en ese instante en que su vida se cruza con las de Rita y Gustavo, se inicia una intensa relación en el que cada uno buscará su bienestar personal sin importar las consecuencias.

Lo más destacable de esta obra son los recursos que se han utilizado, se tiene en cuenta cada detalle para contar la historia como quieren hacerlo, como en un fragmento de la obra que intenta representar una escena típica del cine mudo cargada de humor y dramatismo a la vez. Aquellos aciertos escénicos que tiene la obra también se debe al excelente trabajo actoral en el que se utilizan muchos recursos de expresión corporal para transmitir la esencia del relato. Los cuatro actores han tenido un papel fundamental dentro de la historia con mayor o menor presencia, destacando al personaje de Sara, que tiene nula interacción en el presente del relato, pero que su persona interviene activamente para entender el actuar de los demás personajes.

La visita de los cuerpos es una obra que se aprecia principalmente desde lo escénico, con una estética impecable se toma la representación de los vínculos familiares y su contexto social, llevados a la búsqueda de identidad de cada uno de los personajes. Es una apuesta que gracias a sus buenas actuaciones logra destacar los recursos utilizados para narrar la historia, haciéndola una puesta distinta y recomendable para ver.

Ficha Técnica:

Dramaturgia: Santiago Alonso

Actores: Mariano Bassi, Ricardo Carranza, Yasmina Cura, Eva Panaro.

Iluminación y escenografía: Claudio Gatell

Adaptación y puesta en escena: Claudio Gatell

Fotografía: Daniela Bedoya

Prensa: Más Prensa

Asistente de dirección y vestuario: Paula Alejandra González

Dirección: Claudio Gatell

Daniel Alvarez

 

Deja un comentario