Crítica: Mi amiga la oscuridad

| BUENOS AIRES |

Antes de comenzar con la reseña debo comentar que es la primera vez que asisto a una obra del Teatro Ciego, un espacio que se dedica a brindar espectáculos presentados a oscuras, con el fin de disfrutarlo a través de todos los sentidos que se potencian cuando estamos privados de la vista. Mi amiga la oscuridad es una obra que además de contar con la premisa de ser una puesta en total oscuridad, tiene la peculiaridad de ser una historia hecha para el público infantil, resultando un gran desafío lograr que los niños puedan tolerar estar totalmente a oscuras y además entretenerse con ello.

mi_amiga__banner_800x315px

Antes de ingresar a la sala un integrante del equipo del teatro nos indica las medidas que se deben tomar para adentrarnos en la sala, la importancia de dejar los celulares apagados y lo que se debe hacer si a alguno de los niños les asusta la oscuridad y necesitan retirarse. Ya estando dentro de la sala, la función comienza presentándonos a Claridad, quien interactúa directamente con el público haciendo reír a los niños y narrando la historia de su hermana Oscuridad que solo aparece cuando no podemos ver y nos explica que es alguien a quien no debemos temer, y que llegado al caso de tener miedo contamos con la imaginación como la mejor arma para combatirlo. Así mismo nos preparan hacia un viaje para conocer a Oscuridad y que todo el público pueda ser amigo de ella, y mientras disfrutar ese viaje con la utilización de todos nuestros sentidos.

Debo decir que me he encontrado gratamente sorprendido con el resultado que ha tenido esta obra, primero por brindar una experiencia distinta para cualquier tipo de público al disfrutar de una historia donde la visión está totalmente eliminada en gran parte de la puesta, y segundo, por lograr que los niños puedan disfrutar de esa misma experiencia teniendo en cuenta el riesgo que implica dejarlos totalmente a oscuras. Como dato curioso, a la función que he asistido la sala estaba llena y con gran cantidad de niños y no hubo un solo caso en el que haya que retirar a alguno por haberse asustado. Esto se debe a la excelente preparación previa y a los incentivos que se brindan durante los momentos de oscuridad, jugando con todos nuestros sentidos de una forma divertida y para toda la familia.

Este logro también se debe al buen trabajo de los actores en escena, desde un principio ellos están totalmente pendiente del público infantil con la intención de que logren entretenerse sin caer en el temor. Hay dinámica con el público en general, haciendo divertir a todos, desde los más chicos a los más grandes, dejándonos una agradable impresión de lo que es una experiencia nueva y distinta para muchos.

Mi amiga la oscuridad es una excelente propuesta hecha para toda la familia, que cuenta con la particularidad de ser una historia hecha en total oscuridad, algo que es muy novedoso e interesante de sentir cuando no se puede ver. Lo que podía suponer un riesgo para los más pequeños con el temor de asustarse, ha dado como resultado un disfrutable espectáculo donde se han divertido grandes y chicos, convirtiendo a esta obra en una experiencia única.

Ficha Técnica:

Elenco: Eli Ullua: Claridad | Cesar Martinez: Nescius | Julia Pereyra: Oscuridad | Javier Rosón: Positivin
Autor: Martín Bondone
Dirección: Alejandro Cardozo
Música y sonido: Lucas Macchione, Ramiro Torreiera
Asistencia y Presentación: Tomás Moure
Producción General: Teatro Ciego

HORARIO VERANO: Sábados y Domingos 17 hs

Entradas por www.teatrociego.com

Daniel Alvarez

Deja un comentario