Crítica: Perfectos desconocidos

| MADRID |

Perfectos desconocidos es la última película del director español Álex de la Iglesia que se estrenó el pasado 1 de diciembre en las salas españolas y tiene como protagonistas a Belén Rueda, Eduard Fernández, Ernesto Alterio, Juana Acosta, Eduardo Noriega, Dafne Fernández, Pepón Nieto y Beatriz Olivares.

Sinopsis

Cuatro parejas que se conocen de toda la vida se encuentran para cenar y para salir del aburrimiento rutinario y hacer algo distinto propone un juego: leer en voz alta los mensajes y atender públicamente las llamadas que reciban en sus móviles durante la cena.

Crítica

Este film es un remake del éxito italiano -dicen- Perfetti sconosciuti (2016) de Paolo Genovese y Álex de la Iglesia ha dejado su versión española con esta divertida comedia. Una comedia dramática en la que a través de este juego como pasatiempo novedoso se descubren las más oscuros secretos de cada personaje incluso declarando, como no, que no tienen nada que esconder.

Sin poder basarme en la versión original para compararla porque no la he visto, desde mi punto de vista la película es muy buena en su guion y visualmente atractiva ya que aunque toda la historia se desarrolla en el salón de una casa, esta tiene unos tonos acordes a la situación y que en principio aporta una sensación de tranquilidad, que sin duda, es llevada al abismo por el camino enrevesado de este juego propuesto.

La interpretación de todos los actores es buena, pero destaco en mi opinión las actuaciones de Juana Acosta, Pepón Nieto y Eduard Fernández, a quien destaco un poco más por su comunicación no verbal pero muy expresiva. La música también acompaña muy bien y es más que necesaria para darle esos toques dramáticos en algunos puntos de esta cena particular.

Perfectos desconocidos es una comedia dramática basada en la versión italiana, que sin saber si es mejor o peor, podemos decir que es muy buena película si nos basamos en el guion y tenemos en cuenta el elenco escogido, lo cual considero que ha sido un acierto. La trama aporta frescura y oscuridad y cambios notables en la transformación de los personajes y el espectador se siente intrigado por los secretos que se pueden revelar. Sin embargo, yo hubiera elegido otro final.

Ana García     

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.