Crítica: Princesas Rotas

Después de tantas obras vistas y comentadas por aquí, es peculiar tener que decir que es la primera vez que asisto a una función de prensa. Siempre he estado en las regulares funciones de las obras desapercibido frente al público general. La experiencia no ha cambiado la forma de ver el teatro, pero si quería destacar frente al agradecimiento que tengo por esta oportunidad que se nos da de acercarnos como medio digital y así poder informar sobre los espectáculos en cartel. La obra que se vio fue Princesas Rotas, una interesante propuesta que se exhibe los viernes en el Galpón De Guevara.

000147381

Es la víspera de año nuevo y un grupo de costureras deben seguir trabajando ya que la ambiciosa dueña de un taller clandestino de disfraces de princesas no quiere parar la producción.

Priscilla, aguerrida mujer de nacionalidad paraguaya, Claudia, sabia travestí, Estefanía, evangélica ardiente y Belén, ingenua y miedosa, son la cuatro costureras que comparten esta noche a bordo del barco “Fémina”, donde se oculta el taller factoría. Esa noche el barco no zarpa porque el capitán se tomó el feriado. La dueña toma las riendas de la jornada. Su soberbia y obsesión la lleva a enfrentarse desde el primer momento con sus empleadas.

Una noche en la que las chispas que se sacan entre ellas generan más de un incendio. El miedo de Belén la lleva a poner en marcha el barco y zarpar sin rumbo. Allí descubren que todas han tenido una relación particular con el Capitán Beto, objeto de deseo de la dueña. En medio de la celebración y el alcohol se desvelan y estallan los secretos mejor guardados de cada una.

Princesas Rotas es una comedia donde se fusiona lo teatral, lo musical y el audiovisual, desplegando humor y emoción al límite, en este mundo femenino donde los personajes transitan su mejor comienzo de año o por lo menos el más revelador.

La historia se traslada a un barco en el que se encuentra un grupo de costureras que trabajan realizando disfraces en la víspera del año nuevo y que, por algún motivo, cada una de ellas se ve sometida a pasar la noche allí. La dueña del negocio, ante su soledad, intenta someter a estas mujeres que tienen la obligación de realizar el trabajo en el marco de la clandestinidad, pero ellas no dejarán que sea una noche de producción cualquiera, sino que harán de este día el más notable de todos.

La propuesta resulta interesante desde muchos puntos de vista, la historia toma un hecho real como es el trabajo clandestino y le da un giro disparatado al meter a un grupo peculiar de mujeres (incluida una chica trans) para festejar el año nuevo en un barco de producción clandestina. El humor nunca falta, pero también deja un espacio para la reflexión sobre un tema que logra afectarnos en nuestra sociedad actual.

Otro de los puntos interesantes de la puesta es el uso de los recursos audiovisuales que contiene, mediante dos pantallas llegamos a conocer un poco más de la historia de estas chicas, incluyendo la participación de varios actores en los vídeo que logran ampliar los recursos del texto de manera innovadora.

El poder femenino está más que presente en esta obra, las actrices logran establecerse como mujeres fuertes pero débiles a la vez, es esa debilidad la que las lleva a que tengan que trabajar de ese modo, pero esa noche es la que servirá para conseguir esa fortaleza que necesitan. Las actrices juegan muy bien con el rol que se le tiene asignado, son personas socialmente estigmatizadas y se hacen ver como unas princesas marginadas que esperan lo bueno por venir. Su trabajo ha sido excelente, son graciosas, delirantes y dejan su huella para que el público las recuerde como mujeres en vías de liberación.

Ademas de la historia y sus actuaciones, la puesta se destaca notablemente en sus aspectos técnicos y escenográficos. La escenografía es impecable y logra representar muy bien la escena del barco donde todos los hechos ocurren permitiendo el traslado y el uso de todos los espacios por parte de los personajes. Ya antes había mencionado sobre los recursos audiovisuales utilizados en la obra, ha sido un excelente trabajo de la producción lograr combinar los vídeos con el relato de la obra, un ejemplo es la participación del actor Luis Ziembrowski que aparece en un momento de la obra como si se estuviese transmitiendo en vivo desde otro lugar, siendo directamente un personaje relevante en el relato.

Princesas Rotas es una divertida obra que se destaca por sus recursos actorales y técnicos formando una interesante historia con el marco de la explotación laboral de personas socialmente marginadas, pero que buscan algo mejor para sus vidas. Es una historia para entretenerse, reír y reflexionar.

Ficha técnica-artística:

Elenco: Victoria Carambat, Payuca Del Pueblo, Nadia Di Cello, Mariángeles Hoyos, Paula Staffolani

Diseño de escenografía: José Ponce Aragón

Diseño de vestuario: Luciana Gemelli

Diseño de luces: Claudio Del Bianco

Realización audiovisual: Mariano Tozzini

VJ: María Marta Maciel

Música original: Federico Haro y Matías Chávez Méndez

Coreografía: Nuria Sanrromán

Diseño de maquillaje: Elizabet Gora

Realización escenográfica: Mariano Sivak

Utilería: Leonardo Colonna

Asistencia de Iluminación: Facundo David

Diseño gráfico: estudio papier

Fotografía: Lito Vidaurre

Prensa y difusión: Duche&Zárate

Actuación en video:  Luis Ziembrowski; Sebastián Suñé; Sebastián Holz; Roberto Moscoloni; Isabel Noya; Martin Zirlinger; Marcos Beierbach; Jazmín Corti; Pablo Dellocchio;  Nico Libellé; Juan Leandro Nimo; Francisco Ortiz; Leo Raff; Berta Rodas; Lito Vidaurre

Dirección: Ezequiel Comeron

Funciones: Viernes 23hs en El Galpón de Guevara (Guevara 326)

Daniel Alvarez

Deja un comentario