Crítica: ¿Quién es Dotoievski?

| BUENOS AIRES |

Después de nueve semanas a sala llena, siguen las funciones de ¿Quién es Dostoievski? en La Ranchería, teatro del barrio Montserrat. Rocío Carrillo (autora y actriz) posiblemente haya dado con la fórmula para el éxito: esta puesta viene a cubrir la cuota de humor negro que escasea en la actual cartelera porteña del circuito alternativo.

quien es Dostoievski

Una protesta gremial irrumpe en la casa de sepelios donde una esposa y sus dos hijos despiden al padre de familia con una corona de mal gusto y poca voluntad de velar al difunto. La tensión entre los personajes se establece a partir de la repulsión de unos y la adhesión de otros a la causa que el Partido Obrero sostiene: un sueldo digno para los trabajadores de las funerarias que, como forma de protesta, impiden que la familia salga del edificio. Este suceso da lugar a que se cuestione gran parte de las creencias políticas de uno de los personajes y se manifiesten las confusiones en torno a qué es el peronismo, qué es la izquierda socialista y quién es Dostoievski, pregunta que parece esconder el sentido de la lucha de los trabajadores.

Los personajes, al igual que las personas en la vida real, son complejos y contradictorios. El velatorio interrumpido es una instancia de furia exacerbada, pero también de reconocimiento de sí mismos, de sus deseos reprimidos y de su necesidad de ser escuchados y aceptados. Todos los actores protagonizan escenas que hacen resaltar su oficio. Rocío Carrillo y Leo Bartolotta personifican a los hermanos que, a pesar de su distanciamiento afectivo y sus peleas constantes, se conocen y se quieren desde siempre; mientras Lili Bucay, quien encarna a una mujer apolítica, inocente y despistada, se deja seducir fácilmente por las convicciones de un socialista muy particular (representado por Juan Manuel Cereghini). Los sucesos que se desprenden del encuentro de la familia con el sindicalista dan resultados hilarantes e inesperados.

La interpretación de la dramaturgia y el recorrido de los actores por el escenario, la practicidad de la ambientación, que se modifica gracias a una cortina que se recoge o se suelta y al cambio de la disposición espacial de una mesa y unas sillas, además de la presencia bizarra de un ataúd en escena, son las decisiones acertadas por las que la directora, Andrea Magnaghi, garantiza la calidad del resultado final de la obra y el efecto cómico. El humor, que parece tan difícil de manejar dada la temática, está impresionantemente bien logrado por todo el equipo. En ningún momento el público es sobrecogido por el horror ni la lástima, todo lo contrario: en este velatorio es imposible no escuchar carcajadas entre las butacas.

Ficha técnica

Autoría: Rocío Carrillo

Actúan: Leo Bartolotta, Lili Bucay, Rocío Carrillo, Juan Manuel Cereghini

Diseño sonoro: Demián Ledesma Becerra

Fotografía: Laura Carrillo

Diseño gráfico: Luján Nölter

Diseño de imagen: Demián Ledesma Becerra

Asistencia de dirección: Luján Nölter

Dirección: Andrea Magnaghi

Teatro La Ranchería – México 1152, Sábados 20:30 hs. hasta el 13-5. A partir del viernes 19-5, las funciones serán los viernes a las 22:30 hs.

 

Lara Salinas

Deja un comentario