Crítica: Sangre en la boca de Hernán Belón

El pasado martes 16 de agosto se presentó la función y conferencia de prensa de la película Sangre en la Boca del director Hernán Belón, y que está protagonizada por Leonardo Sbaraglia y Eva De Dominici. Este largometraje está basado en un relato procedente de Venezuela en el cual se narra la historia de un boxeador que debe enfrentar una dura pelea tanto dentro del cuadrilátero como fuera de él, atravesando distintos obstáculos que ponen en jaque su vida profesional y personal.

sangreenlaboca

“Ramón Alvia es un boxeador profesional que, si bien ha ganado varios campeonatos internacionales, ya tiene casi cuarenta años y está al final de su carrera. En su pelea de despedida defiende el título Sudamericano de su categoría y gana después de un combate muy duro, compensando la falta de resto físico con argucias de la experiencia. Se retira así campeón para finalmente dedicarse a su familia. Pero después de intentar durante un período vivir la nueva vida, como dueño de un local de indumentaria de box, Ramón decide volver al gimnasio para no desvincularse de su mundo y entrenar recreativamente. Así descubre entre los jóvenes boxeadores a Débora, una joven muy bella que ha venido del interior del país a convertirse en boxeadora profesional.

Cruzan unas pocas palabras y ella se transforma en una obsesión para él. La sigue, la observa fascinado por el misterio y fuerza salvaje que emana la joven. Finalmente terminan teniendo sexo en la pensión donde ella vive. Y sorpresivamente para él, en ese mismo lugar ella desea entrenar box.

Ramón descubre un placer que nunca antes había experimentado, siente que recupera su vigor y su juventud. Entre golpes, besos y sangre sellan, como un pacto íntimo, el comienzo de su relación.

Ramón decide no retirarse del box. Va a volver a competir y esta vez por el título mundial. Empieza a entrenar junto a Débora, a pesar de la oposición de su entrenador. También abandona a su familia y se enfrenta con su manager, el líder de un poderoso sindicato devenido en candidato político.

La pareja se aísla, entregándose a una relación pasional en la que el placer y el dolor están íntimamente unidos y la violencia aumenta en cada round”.

Al iniciar la película se observa como Ramón (Leonardo Sbaraglia), un boxeador renombrado pelea por obtener el título Sudamericano en boxeo, planeando retirarse luego de este triunfo para dedicarse a su familia. Pero conoce a Débora (Eva de Dominici), una joven iniciada en el boxeo, y sus planes se ven frustrados por la pasión y la lujuria que se desata entre ellos, siendo estos deseos lascivos el tema principal del film dentro de un contexto deportivo. Esta conflictiva relación trae dilemas que hacen del deseo una obsesión cuyas consecuencias provocan dificultades en el ámbito familiar y profesional de este boxeador.

En mi opinión esta película es una historia recomendable donde se presenta al cuerpo humano como una expresión de las sensaciones en el cual se abre la incógnita de ‘¿qué se necesita para sentirse vivo?, ¿dolor o placer? Al menos para estos dos personajes que necesitan lograr la plenitud.

En cuanto a las actuaciones, Leonardo Sbaraglia se ha destacado en su interpretación de Ramón, un boxeador que le niega al paso del tiempo y que no quiere renunciar a ninguna pelea. Su actuación fue sólida y convincente. La protagonista femenina Eva de Dominici, la cual interpreta a Débora, logra transmitir la intensidad del personaje y la importancia de la igualdad en un deporte considerado mayoritariamente de un ámbito masculino.

Los escenarios plasmados en esta película corresponden en mayor parte al conurbano bonaerense de la provincia de Buenos Aires, donde podemos observar una gran expresión en su fotografía e iluminación dándole un ámbito adecuado y sutil a lo que se quiere transmitir con la historia. El director Hernán Belón realiza un gran trabajo en la adaptación del cuento y hace relucir el talento de los actores y la química entre los personajes en una atrapante historia en el mundo del boxeo, utilizando el sexo como herramienta para llegar a la esencia de este.

En conclusión Sangre en la boca es una película recomendada que se destaca por su gran historia, puesta escénica de los actores y su dirección. Una coproducción entre Argentina e Italia para disfrutar y apoyar el cine nacional que se encuentra en estos últimos años en crecimiento.

Ayelen Colque

Deja un comentario