Crítica: Thi Mai, rumbo a Vietnam

| MADRID |

El largometraje dirigido por Patricia Ferreira, “Thi Mai, rumbo a Vietnam”,que se estrenó en enero de este año, está protagonizado por Carmen Machi, Adriana Ozores, Aitana Sánchez-Gijón, Dani Rovira, Pedro Casablanc y Eric Nguyen.

Sinopsis

Carmen que ha perdido a su hija en un accidente de tráfico recibe poco tiempo después una notificación con la aceptación de la solicitud de adopción que había solicitado. Con el objetivo de ver cumplido su deseo en vida, decide viajar a Vietnam con dos amigas, Elvira y Rosa, para buscar a la niña, llamada Thi Mai. Allí estarán acompañadas por Dan, el guía que acompañara a este trío en sus trámites de adopción.

 

Crítica

La historia sobre el tema de adopción que se trata, además de darle un tono dramático por lo que supone la muerte de un ser querido, se hace interesante a los ojos del espectador, en mi opinión. No solo porque el guion está bien desarrollado, sino porque el elenco de actores desempeña y transmite el personaje que tiene cada uno. Ademas, no todos los personajes son iguales. El trío de las mujeres son muy diferentes entre ellas, pero a pesar de eso, congenian y se ayudan. Se trata el tema de la ilegalidad, la infidelidad y la homosexualidad, llegando a mencionar sobre este último algunos términos más vulgares.

La pequeña protagonista sobre la que se habla todo el tiempo, aparece en pocas ocasiones, pero en el desenlace la guionista y directora le dejan decir una frase: “Tito Andrés”. Este personaje es interpretado por Dani Rovira, que actúa de nuevo junto a Carmen Machi, después de haber participado con ella en Ocho apellidos vascos y Ocho apellidos catalanes, ambas del género de la comedia, no es el caso de Thi Mai, rumbo a Vietnam, que es una comedia dramática con un tono más emocional.

Ana García

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.