Crítica: Yo antes de ti

| MADRID |

Yo antes de ti (Me before you) es un drama romántico dirigido por Thea Sharrock que cuenta la historia de una joven que tras múltiples empleos temporales para ayudar en la economía familiar, consigue un trabajo cuidando a un hombre discapacitado.

Will Traynor (Sam Clafin) es un joven banquero que se quedó paralítico tras un accidente de tráfico al ser atropellado por una moto. El hombre es de carácter solitario y algo desagradable con las personas, debido a su estado físico aunque no sé si justificable.

 

Louisa (Emilia Clarke) es la chica que le hará sonreír por primera vez en mucho tiempo. Será la encargada de adentrarse en su vida para cambiar su forma de ser con ella y con las personas de su familia.

Pero el final ya está decidido y ni siquiera la alegría que irradia esa chica podrá cambiar el destino. Una película con una historia triste, pero con un mensaje de trasfondo positivo. Que a pesar de todos los problemas del mundo, hay que tratar de ser positivos. La vida es dura. La vida nos pone muchos obstáculos para que saquemos nuestra fortaleza e intentemos superarlos. Para que crezcamos y tiremos para adelante.

Hay problemas que se solucionan con el tiempo, otros por desgracia no. Pero a pesar de eso, uno tiene que vivir la vida al máximo, porque es nuestra y solo tenemos una. Sonriendo siempre que podamos, haciendo lo que nos gusta y apetezca, hacer aquello que nos haga pasar por momentos de felicidad.

Ana García

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.