Cuando el pasado prevalece: Un hombre sin suerte

| BUENOS AIRES |

Los sábados a las 19hs en Elkafka Espacio Teatral

“[…] ese estado hiper que se identifica con la infancia es irrecuperable por cualquier otra vía y por eso equivale el malestar de lo moderno y la melancolía por lo que se ha perdido irremediablemente”

Fantasmas, Daniel Link

un-hombre-sin-suerteUn texto literario que encuentra el camino para ser plasmado en escena; el personaje que acomoda la mesa de su living mientras, en consonancia, el público se sienta. Una nostalgia constante se aprecia en los muebles, la ropa y la música de fondo; nostalgia que volverá en forma de un relato concreto pero lejano. Con una magnífica adaptación por parte de Osmar Núñez, Un hombre sin suerte presenta su segunda temporada en Elkafka Espacio Teatral.

Un Hombre sin Suerte está basada en el cuento homónimo de Samanta Schweblin donde una mujer revive un momento que marcó su infancia. Un relato pasional y vívido que encuentra en el espacio teatral una forma de expresión no solo nítida, sino también fuertemente conmovedora. Aquí, entre el recuento de las consecuencias de la travesura de la pequeña Abi, se teje una historia hito que problematizará los puntos de vista. Desde la adultez se revisita este momento de infancia sumamente sensible, intenso, y hasta problemático, donde se posiciona al espectador frente al eterno retorno que implica toda niñez.

La adaptación de Osmar Núñez resulta fundamental al trazar el sentimiento de nostalgia tanto de la puesta como del texto teatral. Mediante la inserción de un marco previo que abre una ventana a la vida diaria de esta mujer, se observa cómo esta misma se mueve dentro de una suerte de pasado; pasado que traerá el momento del recuerdo. Consecuentemente, los elementos en escena, como lo es la escenografía, el vestuario y la propia música, construyen este ambiente propicio y eficiente para que se realice este mismo relato; no solo brindándole un marco, sino a la vez funcionando como una herramienta central. De manera que el armado de la puesta resulta clave, favoreciendo el carácter tanto sensible como emocional del relato. Incluso, la adaptación trae consigo un énfasis textual en su mirada frente a este “hombre sin suerte” con el que se encuentra, poniendo en un primer plano el carácter y la naturaleza que rige este intercambio breve, complejizando y, a su vez, problematizando el relato.

La maravillosa labor de María Nydia Ursi-Ducó adentra al espectador al recuerdo del día del octavo cumpleaños. Su fantástica construcción de este personaje profundamente complejo sale a la luz en los momentos del relato central donde transmite con su voz una inmensidad de significados. Mediante su narración y su fantástica actuación proyecta los espacios de este momento de la infancia a través de su mirada. De esta manera, logra transmitir una situación compleja, colmada de significados: movilizante y conmovedora a la vez.

Es así como Un hombre sin suerte encuentra en el espacio teatral un brillante modo de realización. Permite problematizar sobre qué realmente es pasado y qué se sucede hasta el mismo presente; instaura una ambigüedad y una consecuencia de este mismo acto. Este momento no finalizado prevalece, con la sensación de permanecer latente en cada aspecto de su vida, desde su ropa y sus gustos musicales hasta su relación con su hermana. En definitiva, esta mujer está inmersa en una situación, un recuerdo de la niñez omnipresente y condicionante, del cual no puede, ni quiere, vislumbrar ninguna escapatoria.

Ficha técnico artística

Autoría: Samanta Schweblin

Adaptación: Osmar Nuñez

Actúan: María Nydia Ursi Duco

Músicos: Marcelo Andino, Jorge Blues Guerrero, Julieta Milea

Vestuario: Alejandro Mateo

Escenografía: Alejandro Mateo

Diseño de luces: Cristina Lahet

Producción musical: Julieta Milea

Realización escenográfica: Los Escuderos

Realización de vestuario: César Taibo

Fotografía:Andrés Eraso

Diseño gráfico: Gustavo Reverdito

Asistencia de dirección: Paloma Santos

Prensa: Laura Brangeri

Producción ejecutiva: Mónica Benavidez

Dirección: Osmar Nuñez

Julieta Abella

Deja un comentario