Crítica: Distópico, raramente un musical (por Daniel Alvarez)

Es muy lindo ver y reconocer aquellos pequeños proyectos que hacen todo lo posible para ser un poco más de lo que podrían, de no limitarse con los recursos que requiere una producción como lo es un musical. Gracias al apoyo del público a éste género, los nuevos artistas pueden salir a escena para mostrar lo suyo y hacer disfrutar al público con un espectáculo donde la música esté presente. Distópico, raramente un musical es una obra que simplemente tiene de todo, parte con los elementos tradicionales que destacan en este género, pero también explora otros saltando del drama a la comedia y destacándose para no quedarse en un sólo lugar, haciendo que el público disfrute de una forma completa y peculiar.

35d1320cc52b0cc25aa7050ae8289631

El tema que nos ocupa en este caso es la esquizofrenia, a partir de un personaje que vive en la lucha dispar entre un costado creativo y otro destructivo, producto  de un acontecimiento trágico en su vida. Él es un escritor que no puede concluir su obra y las razones que lo llevan a esto están dadas por su traumática partición psicológica. Distópico genera una mirada un poco más comprensiva y piadosa de aquello que juzgamos, de aquello para lo que trazamos un vínculo tan concreto como lo es la salud y la enfermedad. Trae, también, la realidad de una sociedad que oprime y la búsqueda de un éxito que no llega.

“…Usted ya es parte de lo que cree que es, ahora puede que su sentido de distópico se convierta en utópico y su idea de realidad se convierta en ficción. O al revés. Déjese llevar por los movimientos que en esta naturaleza creciente horizontal, de izquierda a derecha escribe. No se arrugue cuando no vea, ni se expanda cuando escuche. Lo determinante será, cuando en la oscuridad que sus párpados exigen, se vea aquí iluminado por lapiceras…”.

La obra nos presenta en un principio a un joven llamado Lucas que al parecer se encuentra con desórdenes mentales y sociales. Este chico se encuentra excluido en su hogar preocupándose sólo por sus actividades creativas de las que reniega por no llegar a buen puerto. Conocemos el entorno de este chico, sus amigos y familiares quienes viven su vida alrededor de lo que le sucede a él, aun así Lucas sólo se concentra en una sola cosa, terminar de escribir su obra. La historia tiene un punto muy interesante, y es que juega constantemente haciéndote pensar sobre lo que es real o no, la esquizofrenia que te presentan en la historia de Lucas te permite, que con el transcurso de la obra, el espectador imagine y haga teorías sobre lo que está sucediendo, aunque se esté completamente equivocado. La puesta también resulta disfrutable por saber combinar los distintos géneros y estados, obviamente están los números musicales, pero no faltan las escenas de comedia, drama y los giros inesperados que te hacen cambiar la perspectiva del relato. No es necesario dar más detalles sobre la trama, ya que la obra sabe jugar muy bien con el elemento sorpresa, permitiendo que el espectador no se quede indiferente y que cada uno pueda juzgar por sí mismo lo sucedido.

En el tema de las actuaciones se puede decir que abunda en elenco y que acertadamente está bien equilibrada la participación de los actores. Todos tienen su momento en escena, es difícil juzgar el trabajo individual ya que es una obra que se realiza en conjunto y es ahí donde se ve el buen trabajo realizado por cada uno de los artistas presentes. El personaje de Lucas es el que logra destacarse en sí, ya que gran parte de la obra gira en torno a él, su trabajo está a la par del resto del equipo y la misma historia hace que la importancia del personaje esté equilibrada ante los demás.

El trabajo técnico logra destacarse considerablemente, como había mencionado en un principio, es una grata sorpresa que podamos contar con este tipo de producciones en el circuito independiente, que debido a los costos y el trabajo que conlleva es una difícil tarea llevar a escena un musical con calidad de producción y elenco. Hay un buen desarrollo de los números musicales tanto en letra como en escena y para dar un dato curioso, he notado que se ha apostado bastante en este proyecto, ya que se ha visto la comercialización del CD y otros artículos de la obra, así que a quien le guste y quiera colaborar con el proyecto, ahí tienen.

Distópico, raramente un musical es una obra sumamente disfrutable que logra entretener pasando por todos los estados. Una obra completa donde no falta la comedia, el drama y el musical en sí mismo. Es una obra del off en la que se nota el esfuerzo que se ha hecho para mostrar una historia interesante, con buenas actuaciones y sorprendente en el transcurso de su trama sin dejar indiferente a nadie.

Ficha Técnica:

Libro: Gestal – Grattoni – Municoy – Prunetti – Szklar

Música: Gabriel Gestal y Belén Grattoni

Letras: Victoria Municoy

Arreglo instrumental: Obi Homer

Elenco: Chacho Prunetti – Sandra Strajch – Gerónimo Sánchez – Agustina Varela – Micaela Vacalluzzo – Matias Staconis – Sol García – Flor Szklar – Fernando Fiszer – Victoria Municoy – Sofía Dos Santos – Belén Grattoni – Misael Centurión – Cinthia Severo

Supervisión dramatúrgica: Nicolás Dominici

Directora Adjunta: Flor Szklar

Dirección General: Gabriel Gestal

Funciones miércoles 20 hs en TEATRO LIBERARTE (Av. Corrientes 1555)

Daniel Alvarez

Deja un comentario