El culto sigue vivo: The Rocky Horror Show

Los martes a las 21hs en el Teatro Maipo

“Solo hay una fuerza motriz: el deseo”

– Aristóteles

Melodías y coreografías conocidas, personajes familiares; secuencias resuenan constantemente en la cabeza del espectador, ya sea por conocimiento previo o por analogía a los films de ciencia ficción y de horror. The Rocky Hotherockyhorrorshowrror Show es todo esto y más. A partir de un texto que busca rendir tributo a los géneros ya mencionados, arma toda su puesta en función de una experiencia teatral característica e interactiva donde existe vía libre para la interpretación. Sin embargo, a lo largo de toda la obra, se va a destacar él, el doctor Frank N. Furter; como personaje principal funcionará como pilar y, a su vez, todo el resto de los elementos aportarán a su construcción.

Perdidos y con una rueda pinchada, Brad y Janet, una joven pareja de enamorados recién comprometidos, salen a la ruta en busca de ayuda. Se encontrarán con un castillo y su propia irrupción allí generará una sucesión de acciones que le darán forma a la obra; es decir, este espacio particular con personajes particulares será el puntapié para la sucesión narrativa. Es entonces que en The Rocky Horror Show, todo está llevado a su límite y a una esfera paródica; en el extremo de la caracterización dramática, en los colores que conforman el espacio de una forma no siempre armoniosa, en la utilización de lo musical y, a su vez, en el material de la trama misma.

Consecuentemente, The Rocky Horror Show produce, a cada momento, una experiencia teatral particular que se centra en su personaje por excelencia, Frank N. Furter, el jefe de este castillo y, a su vez, la personificación del deseo. El elenco de The Rocky Horror Show, con un gran trabajo de interpretación, hará una labor notable; e indiscutiblemente Roberto Peloni también lo hará en la piel de Frank N. Furter acertando cada palabra, cada paso y cada nota musical.

rocky01

The Rocky Horror Show funciona en tanto es una práctica de culto, de esta manera, sus canciones, sus pasos y su acción no le son extrañas al público. No es solo su caricaturización de los personajes, a través de las actuaciones y el vestuario, sino también su hilo narrativo lo que genera un acercamiento particular con el texto y la audiencia. Asimismo, la figura del narrador, el criminólogo, resulta esencial para la forma en la cual se plantea la obra. Aparece esporadicamente entre escenas dando indicaciones al público de la narración que presencian; de esta manera, rompe el espacio escénico promoviendo la interacción con la audiencia. A su vez, y aportando a este tipo de experiencia teatral particular, se encuentran las más que conocidas consignas de participación; aunque polémicas, retoman una tradición para con el espectáculo que inició desde su primera puesta.

Es así como The Rocky Horror Show propone una forma propia de expresar lo teatral donde el espectador es clave. Y, a su vez, con su búsqueda genérica y textual, problematizará una serie de conceptos que en última instancia, y con la ayuda de Frank N. Furter, nos invitarán a abordar lo cotidiano con una nueva percepción.

Ficha técnico artística

Adaptación: Marcelo Kotliar

Intérpretes: Walter Bruno, Federico Coates, Mariano Condoluci, Maia Contreras, Ana De VIcentIIs, Lucas Gentili, Melania Lenoir, Facundo Magran, Roberto Peloni, Ignacio Perez Cortez, Micaela Pierani Méndez, Sofía Rangone, Julia Tozzi

Peinados: Marti Gadin, Adrián Llamosas

Maquillaje: Santiago Castro

Diseño de vestuario: Javier Ponzio

Diseño de escenografía: Ana Díaz Taibo

Diseño de luces: Martín Rebello

Diseño De Sonido: Mariano Del Rosso

Stage Manager: Alan Gejtman, Gina Solor

Fotografía: Nacho Lunadei

Diseño gráfico: Matias Gordon

Asistencia coreográfica: Antonella Campaniello

Asistente de producción:Tamara Bur, Andres Coll Areco

Asistencia de dirección: Laura Eslava

Prensa: Marcelo Boccia, Carlos Mazalan, Ariel Zappone

Marketing: Belu MaffeI

Producción ejecutiva: Nicolás Dal Farra, Estanislao Otero Valdez, Victoria Saud

Coreografía:Alejandro Lavallen

Dirección musical y vocal: Lorenzo Guggenheim

Dirección general: Andie Say

Fotografía en escena: Joa Hidalgo

Julieta Abella

Deja un comentario