El velo de Neptuno – Pablo Martínez

| BUENOS AIRES |

En uclaqueteados-1130354_n espacio muy peculiar lleno de artistas de todos los tipos, Pablo Martínez estrenó su nuevo disco El velo de Neptuno. Titulado así de acuerdo a una perspectiva muy personal y propia del joven artista, en la que describe etapas de su vida y cuenta historias de sí mismo donde dice que siente como si hubiese vivido detrás de un velo denso y nebuloso que aturdía sus sentidos y opacaba su percepción total del mundo que lo rodea, y que cubría aspectos de su vida ocultando su esencia y su verdadero ser.

Su música expresa sus vivencias y sus expectativas, sus sueños y sus desesperanzas, sus anhelos, sus miedos y sobre todo sus ganas de desarrollarse como ser espiritual. En sus letras se entiende el largo viaje que ha emprendido este joven para descubrirse a sí mismo, y como todo viaje al ser interno ha sido en ocasiones difícil y arduo y en otras una aventura gratificante y hermosa, llena de momentos enternecedores y llenos de amor, hacia sí mismo y hacia quienes le rodean.

Junto a sus impresionantes músicos Pablo ha alcanzado una gran madurez musical en una propuesta interesante, innovadora y de una precisa complejidad musical. Con un cuarteto compuesto de dos guitarras, un cello y una percusión mixta, la calidad musical de esta agrupación se hace sentir ante quienes tienen el placer de apreciarla. Lograron desarrollar un género bastante particular que los identifica como agrupación y da prueba de los talentos de estos cuatro músicos, los cuales dan muestra del amor y el disfrute que sienten hacia la música y hacia quienes los escuchan. No cometeré el pecado de etiquetar su música bajo un nombre que no describe la profundidad, el color, ni la buena vibra que transmite; además, que se aprecia una influencia de varios géneros que desembocan en una nueva propuesta y le dan al grupo y a su cantante un tono propio y diferente.

En escena los músicos son tan frescos, relajados y cercanos como su música, compartiendo historias personales, sonrisas y buena vibra durante todo el espectáculo. Fueron muy abiertos hacia su público y siempre muy cándidos y cálidos para hacer sentir a todos bienvenidos a este pequeño mundo que crearon y que siguen creando con cada nota, acorde y sentimiento. El escenario fue la expresión perfecta de su música con elementos sencillos pero que, sin opacar ni avasallar la música, fueron interesantes y parte importante del espectáculo en general. Una iluminación tenue pero vibrante, en una sala no muy amplia lo cual otorga una cercanía y una intimidad especial con el público y, por supuesto, rodeado de familiares y amigos que ayudaban a crear una atmósfera más familiar y cómoda. El color azul constante en la iluminación y la arena daban una sensación de paz y armonía que era asegurada con los elementos musicales y la presencia de los miembros de la agrupación.

Este concierto fue realmente una experiencia maravillosa que invita no solo a conocer más de Pablo sino además a explorarse a uno mismo a través de sus letras y de su música. Para quienes ya lo han escuchado seguirán apoyándolo y creciendo con el joven artista y para quienes no han tenido la oportunidad de apreciar su música les recomiendo que lo busquen y la escuchen con atención y cuidado para que disfruten de ese maravilloso regalo que es la música bien hecha y hecha con sinceridad y desde el corazón.

Les dejamos un vídeo resumen de lo que fue la presentación:

José F. Uzcátegui F

Deja un comentario