Entrevista a Gastón Cerana, director de “Tu madre no sabe”

| BUENOS AIRES |

Tu madre no sabe se presenta todos los jueves a las 21hs en el Teatro Border

unnamed

“Los Musetti confirmaron, a través de cámaras ocultas, que la niñera de su hijo lo maltrata cuando ellos no están. Al enfrentarla, la acusada dispara la amenaza que pone en jaque al padre de la criatura y desnuda las miserias de cada personaje del relato.

¿Sabés cuál es la madre de todos tus males? ¡Tu madre no sabe!?”

Pudimos conversar con su director Gastón Cerana que nos comentó para Claqueteando un poco más sobre su obra en cartel, además de dar detalles de su experiencia como director,entre otras cosas.

¿De qué se trata la obra Tu madre no sabe? 

Trata sobre el caso de una niñera maltratadora, cuyo delito es descubierto a través de cámaras ocultas. Y trata de todo lo que desencadena el hecho en el entorno de la víctima, a medida que desnuda a cada uno de ellos.

– ¿Para ti cuál es el atractivo de esta historia?

Por un lado, que esté narrada en un tono de comedia negra y de suspenso. Por otro lado, cito palabras del dramaturgo Luis Sáez que vio el espectáculo la semana pasada. Él destacó “su giro oscuro y conmovedor”.

– ¿Cómo fue tu trabajo en la dirección de esta puesta en escena?

Fue un proceso intenso, se dividió en dos etapas; la primera contuvo nueve meses de ensayos, que dio como resultado un primer armado de la puesta, la construcción de cada personaje, y el replanteamiento de algunas escenas según se habían cerrado en el libro de largada. Hubo prueba y error. La segunda etapa consistió en dos meses de ensayos a partir de establecerse la sala y fecha de estreno. Fue una instancia de definición y repetición de escenas, hasta lograr la pasada completa de la puesta, a semanas del estreno.

– ¿Cómo fue tu relación con los actores de la obra? ¿Qué nos puedes decir sobre ellos? 

Con todos hicimos un proceso de mutuo aprendizaje. Aún así, hubo cambios en el elenco a lo largo del proceso. Trabajo muy a gusto con el actor bien entrenado, el que no ofrece resistencia, el que se presenta receptivo y disponible. Cuando veo que un actor comprendió su personaje, me importa mucho su opinión acerca de todo lo que habrá que decidir sobre éste en adelante. Sobre todo, porque es quien le presta su vida al personaje, y aún, porque es una responsabilidad enorme la de las decisiones finales que asume un director. El actor que desnuda verdaderamente su alma en un ensayo, tiene una capa menos para atravesar como actor, para lograr su personaje. Aún cuando se trate de una persona insegura, me es requisito fundamental que sea seguro como actor. Amo esa capacidad de los buenos actores de poner la página en blanco como punto de partida. Tengo amistad de años con Dalia Elnecavé y Martín Lavini. Ellos son esa clase de actores. Con ellos trabajé en varias ocasiones. Escribí los personajes de Simona y Richard para ellos, respectivamente. Dalia le da vida a la niñera del hijo del personaje que compone Martín. Son actores con recorridos muy sólidos en teatro, que además hacen convivir profesionalmente, distintos rubros artísticos, y eso les habilita distintas perspectivas del trabajo. Tengo una naciente amistad con Anita Gutiérrez, con quien nos cruzó anteriormente una fugaz experiencia laboral. La había visto brillar en otros espectáculos; aquí, conocí su otro talento: el de “actriz ensayadora”, su gran capacidad para resolver escénicamente, su entrega inmediata y generosa. También tuve la suerte de conocer a Luis Contreras, un actor que muchos me recomendaban y no había visto trabajar. Y como él tampoco había visto trabajos míos, su incorporación fue un riesgo que él y yo asumimos con buena intuición. Es un actor que profundiza. Hoy descontamos el acierto que fue su integración a la propuesta, encarnando a María Ester, la anfitriona de esta historia que trae el chisme de la niñera, con una intención que se devela en el devenir del relato. Tampoco conocía a Teresa Murias cuando escribí esta pieza. Ella encarna a María Delia, el personaje que, sin saberlo, más respuestas trae a la historia. Me la recomendó el director Juan Parodi; fui a ver dos obras de Andrés Binetti en las que ella actuaba, y de inmediato deduje que Teresa sería una excelente María Delia. Conformamos afortunadamente un equipo amalgamado. Fuimos constituyéndonos como equipo de trabajo mientras sorteábamos obstáculos. Día a día, cada uno de nosotros seguimos aprendiendo a ser parte de este equipo. Al momento de ensayar, la emoción de nuestros vínculos está latiendo allí, pero cuidamos especialmente que ésta nutra el trabajo y que no postergue el propósito de cada encuentro: la obra. “Tu Madre No Sabe” requirió especial concentración de todos. Fue un desafío personal dirigir a cinco actores que conviven casi toda la obra en el escenario, porque incluso, distintas escenas que suceden en distintos espacios y tiempos de la historia, se narran en paralelo. Estoy muy satisfecho con el elenco de esta obra. Son talentosos, profesionales e inteligentes.

– Tras tus pasos como guionista en tv, ¿qué cosas has aprendido de ello y como lo trasladas a tu trabajo más reciente? 

La televisión te brinda herramientas de doble filo, que abren posibilidades pero generan un feroz acostumbramiento. Escribir televisión me aportó buen entrenamiento como estructurador de un relato. A su vez, me habituó a un lenguaje muy acotado en comparación a los que como dramaturgo siempre gusté investigar. Debí batallar con ese aparente arrastre de “lenguaje de tele”, durante la construcción de esta dramaturgia. La cosa empezó a fluir cuando advertí que ciertos aspectos del lenguaje televisivo podían resultar, insospechadamente, bien teatrales. Por ejemplo, noté que el “corte a” televisivo, que tan fácilmente nos permite saltar de escenario y de tiempo en una décima de segundo, es posible en el teatro si se habilitan los recursos dramáticos adecuados. Cuando lográs ese “corte a” en teatro, sos un mago y el teatro gana en pureza.

 – ¿Cómo ves la situación actual del teatro fuera de lo que es el circuito comercial? 

Estoy yendo a ver muy buenos espectáculos del off. Y en algunos, hasta casi veo más gente arriba del escenario que en la platea. La situación actual es preocupante. Hay pocos espectáculos absorbiendo esa escasa mayoría de espectadores que aún va al teatro.

– ¿Qué crees que es lo más importante para atraer al público en este tipo de espectáculos? 

El positivo boca en boca es la modalidad más lenta pero más efectiva. Saber que dependemos de él, nos empuja a trabajar lo necesario para estrenar un espectáculo lo más recomendable posible.

– ¿Tienes algún otro proyecto con el que estés trabajando actualmente? 

Sí. Estoy trabajando sobre la reposición de una vieja obra mía y a la vez, componiendo el libro y la música de un infantil que abordaré el año próximo, con dos actores expertos en el género, Omar Calicchio y Gustavo Monje.

– Para culminar y volviendo a la obra que diriges, nos gustaría que nos cuentes por qué la gente debería ir a ver “Tu madre no sabe”.

Ahora cito al productor y escritor Dany Mañas, que después de verla dijo: “Hay que verla porque es algo nuevo y bueno”.

Tu madre no sabe con la dirección de Gastón Cerana

13002470_1683235551941019_7714931199595317839_oFICHA TÉCNICA:

Actúan: Luis Contreras, Dalia Elnecavé, Anita Gutierrez, Martin Lavini, Teresa Murias
Vestuario: Liliana Piekar
Maquillaje: Luciana Harari
Diseño de escenografía: Los Escuderos, Manuel Escudero
Diseño de luces: Max Pastorelli
Musica original: Leonardo Stefoni
Diseño gráfico: LACHAVA.COM
Asistente de vestuario: Julieta Heiderscheid
Producción ejecutiva y comercial: Vanina Fabrica
Dirección Técnica: Max Pastorelli
Asistencia de dirección: Pablo Cusenza
Dirección: Gaston Cerana

Funciones jueves 21hs. Teatro Border (Godoy Cruz 1838- Palermo)

Daniel Álvarez

Deja un comentario