Fangoria corona el cartel de las Fiestas de Móstoles

| MADRID |

El pasado 11 de septiembre asistimos al concierto de Fangoria, el primero de los conciertos programados para las Fiestas Patronales de Móstoles 2017, que tuvo lugar en el recinto ferial del Parque Finca Liana.

fangoria

Tras el espectáculo de fuegos artificiales de apertura de fiestas, acompañada por sus músicos y dos bailarines, Alaska pisó el escenario arrancando con fuerza con El rey del glam y durante la primera parte de la noche sonaron dos hitos, Ni tú ni nadie y A quién le importa.

Con su juego de luces y una lluvia multicolor que impactaba a ráfagas en un público de lo más variopinto, transformó el ambiente en una auténtica fiesta de techno y electropop, estilo del que fueron precursores en los años 80 donde apostaron por la electrónica aplicada a la introspección y la extraversión a partes iguales, una fórmula que han tardado años en cuajar, pero que finalmente han conseguido.

Aunque Olvido Gara y Nacho Canut fueron capaces de hacernos retroceder al pasado con algunas canciones de su repertorio como… No sé qué me das o Absolutamente, cambiando en esta última la letra de la canción para nombrar en homenaje a Sara Montiel (junto a la que en 2009 grabó una nueva versión de la canción Absolutamente): “Quién pondrá la vela a Sara Montiel para que nos perdone la frivolidad”, exclamó Alaska; también son declarados los más modernistas. Llegó el turno de Geometría polisentimental una de las canciones más futuristas del grupo. Disco Sally, Fiesta en el infierno o Manual de decoración para personas abandonadas fueron algunas de las canciones más deseadas por su público de su último álbum Canciones para robots románticos. Está comprobado que la barrera generacional no va con ellos y aunque los años pasen, Alaska es capaz de brillar enfundándose en trajes ceñidos de lentejuelas de los más arriesgados.

Culminaba ya, y era la una y veinte de la madrugada, cuando Fangoria se despedía tras un final espectacular con un megamix de Bailando y posterior aparición de las Nancys Rubias (el grupo musical de su marido, Mario Vaquerizo) al ritmo de YMCA de Village People y ante un público que no había parado ni un momento de bailar.

Tania Doñoro

Deja un comentario