Honorio de Mario Sala y Carolina André

| BUENOS AIRES |

La celebración de un drama

Ante la pérdida de un familiar o una persona cercana que ha sido alguien importante en la vida de uno, es inevitable que los sentimientos encontrados dejen una marca que queda mas allá del paso del tiempo, sin importar si en el recuerdo de esta persona su importancia fue para bien o para mal. Esto es lo que nos viene a contar Honorio, que nos trae a tres hijos celebrando el cumpleaños de su padre ya fallecido, que funciona como punto de partida de un drama real sobre los fantasmas del pasado, que no nos permite avanzar y encontrarnos a uno mismo cuando perdemos a ese ser que nos ha dado la vida.

6

“Tres hermanos le festejan el cumpleaños sesenta a su papa que murió hace 20 años. Es de noche, como a él le gustaría. Los recuerdos, los olvidos, las ausencias, las heridas, serán los invitados inesperados”.

Esta historia comienza con la llegada de tres jóvenes explorando los terrenos de un cementerio por la noche, que al ser irrumpidos por el sereno de ese lugar se revelan las intenciones de estas personas por las cuales se encuentran allí. Ellos son hermanos y fueron al cementerio a festejar el cumpleaños de su padre que ya lleva 20 años muerto, en ese ritual comienzan a revivir sus experiencias de antes y después de la muerte de su padre, interactuando con él y haciéndole todos los reclamos que ellos sienten ante su falta. El interés de la obra radica en su dramaturgia, dicha celebración es una ironía que muestran a estos hijos que reniegan de su pasado y que no pueden encontrarse a uno mismo, culpando a su padre de ello. Es una historia que no se aleja de la realidad, de lo que es la intimidad de la familia compuesta de muchas emociones, y esta puesta se encarga de demostrarlas con el justo sentido del humor, el drama y la desesperación.

Los actores participan en este relato cumpliendo un rol definido para cada uno de ellos, marcando las diferencias entre los hijos, que viven su pérdida de distinta manera porque han vivido sus experiencias con el padre de diferente forma. El padre, (Mario Sala) a pesar de llevar mucho tiempo fallecido, aparece en escena en este día de la celebración para dar explicaciones sobre lo que ha hecho mal en su vida, de lo que significó su muerte y para llegar a una reflexión por todo lo sucedido. Si bien Honorio Silva es el personaje de mayor importancia en lo que a la historia se refiere, otro personaje de gran peso y que merece destacarse es el de Julia (Victoria Raposo), ya que ella es el motivo por el cual los hermanos siguen yendo al cementerio a festejar el cumpleaños de su padre, y que, además de ser la única en mantener una relación estrecha con él mientras estaba vivo, ofrece junto a Honorio una escena con gran tensión y que termina siendo el plato fuerte de la obra. El resto de los personajes cumplen efectivamente en su rol, desnudando sus intenciones ante este festejo que dispara el conflicto.

En cuanto a los aspectos técnicos y su escenografía, es bien merecido que se destaque la ambientación de los hechos. Estamos en el cementerio donde se encuentra Honorio en medio de la oscuridad y la soledad que refleja el sentimiento de los asistentes. La iluminación también es un punto fuerte sobre este relato, estando entre la oscuridad y la luz cuando el momento lo requiere. Se ha hecho un buen trabajo en general en esta puesta en escena, aclarando que Mario Sala forma parte del equipo de dirección junto a Carolina Andre, quienes ofrecen este relato personal e irónico.

Honorio es la celebración de un drama, una historia que parte de esta ironía y que dispara múltiples sensaciones e ideas sobre los que ya no están con nosotros y la muerte misma. Es una obra recomendable que se destaca por su dramaturgia, las actuaciones y el trabajo de dirección que nos invita a reflexionar sobre el pasado y las relaciones familiares. Humor negro, drama y demás emociones son las cosas que nos dice que debemos ir a ver Honorio.

Calificación: 8/10

Elenco:
Mario Sala es Honorio Silva
Carlos Cerletti es Aldo Silva
Victoria Raposo es Julia Silva
Juan Games es Manuel  Silva
Santiago Vicchi es Jose Marquez

Ficha tecnica:
Foto: Lucas Engel
Vestuario: Luciana Gemelli
Musica: Carlos Bolo / Julieta Bolo/ Lucas Bolo
Diseño grafico: Bruno Campos/Emiliano Saccol
Diseño y realizacion escenografica: Mario Sala
Diseño de luces: Ricardo Sica
Prensa: Marcos Mutuverria. Duche&Zarate
Asistencia de direccion: Cecilia Gemelli
Dramaturgia y direccion: Carolina Andre y Mario Sala

Funciones: Jueves a las 21 horas, localidades: $ 150.- Estudiantes y jubilados: $120.-
Teatro EL METODO KAIROS (El Salvador 4530 – CABA)

Daniel Álvarez

Deja un comentario