Internet para darse a conocer en masa a la sociedad

¿Cuántos de vosotros no habéis visto alguna vez vídeos de los llamados ‘youtubers‘?

Estas personas ‘anónimas‘ que cuelgan en Youtube sus vídeos caseros y que acaban teniendo millones de visitas (y obviamente mucho, mucho dinero). Hablan sobre temas que les gustan (o que no) o temas actuales en la sociedad, dando su opinión y diciendo verdades como puños.

Aunque dentro de este grupo, generalmente también se incluye a aquellos que se muestran cantando o enseñando a hacer algo, por ejemplo, maquillarse o peinarse en el caso de las chicas. En mi opinión, a estos no los considero ‘youtubers‘. Si bien tienen un montón de visitas y alguno que otro se hace famoso (ahí tenéis a Justin Bieber), digamos que no está dando su opinión al mundo. No todos tienen los huevos para opinar sobre algo de forma pública, digo, taaaan pública. Lo que me gusta de esta gente es justamente eso.
Y que lo hacen de una forma graciosa, utilizando parodias.

Uno de los casos que he conocido hace un par de años, ha sido el de Julián Serrano, un argentino que empezó con 15 años aproximadamente (aclaren si saben cuando empezó, gracias!) a subir vídeos a Internet. La gente comenzó a seguirlo en Youtube y en las redes sociales Twitter y Facebook. Tanto fue el ‘escándalo’ que ocasionó, que lo llamaron de una productora argentina muy conocida (Cris Morena) para realizar un casting para una serie, en la cual quedó. Así, aparte de tener mucha labia para hablar ante las cámaras, aprendió actuación, canto y baile e hizo un musical de la misma serie. Aunque os digo, de coreografía con pasitos no sé, pero moverse Julián sí que sabía un rato.

Pero el caso más raro de un ‘youtuber‘ es el de uno que, como dice él, ‘rompe los huevos’ hasta que consigue lo que quiere. Se llama Santi Maratea, empezó con vídeos en Instagram, y luego se pasó a Youtube.

juli-santi

Entre sus sueños, que poco a poco van llevando su camino, está el de trabajar para         Cris Morena (la famosa productora citada anteriormente), y …

¡Atención! Su próxima meta más importante, es llegar al programa de la conocida Ellen DeGeneres como invitado.

Esta mujer tiene un programa en EE.UU, llamado El show de Ellen, y Santi ya ha comenzado su campaña para llevar a cabo su sueño. De momento somos muchos los que apoyamos la idea de este joven, que está demostrando a los ‘famosos’ y medios de su país que quien quiere algo, lo consigue. Ya lo han visto en la puerta de algunos canales argentinos con su propio banner, haciendo contactos para que personas del medio lo inviten a sus programas. La meta más cercana por ahora, antes que la de Ellen, es ir al programa Pura Química, el cual ha ofrecido a sus espectadores subir un vídeo contando una anécdota para ser elegidos y ocupar el gran sillón rojo.

Y bueno, con la cantidad de anécdotas contadas por Santi, como para no invitarlo (véase el vídeo).

Este chico tiene mucho para decir y creo que lo va a conseguir. Llegar a la TV sin ser ‘enchufado’, también es posible. ¿De qué forma?

Rompiendo los huevos. Una forma más sutil de decirlo: insistir; pero es lo mismo.

Y me parece perfecto quien lo hace.

¿Y vosotros, que opináis sobre los ‘youtubers’?

¿Y sobre el reto que se ha propuesto Santi de ir al programa de Ellen?

Ana García

Deja un comentario