La difícil tarea de denotar: El diccionario

| BUENOS AIRES |

En El Tinglado los viernes a las 20hs y los domingos a las 18hs

¿Qué son esas cosas que atraen a un director para sostener sus búsquedas estéticas y dramáticas? Diría en principio que la firme defensa de la palabra como libertad y como vehículo de la memoria colectiva. 

-Oscar Barney Finn

“El que tiene la terminología, tiene el poder” pronuncia María Moliner en el comienzo de la obra. A partir de esto, se sucederán una serie de eventos donde se problematizará el tema de la denominación. El diccionario cuenta una historia compleja y vasta; que incluye el paso de la vida misma. Y, en particular, el de esta mujer la cual dedica su existencia a su trabajo con las palabras, a su diccionario. De esta manera, con el correr de la obra, se emprenderá al espectador en un relato que muestra los altibajos y las complejidades no solo del pasar del tiempo sino también de un proyecto de vida concreto.

elenco-el-diccionario-33

El diccionario presenta una trama donde los límites espacio-temporales no siempre se encuentran estrictamente delineados. Es entonces como se genera un juego de temporalidades y espacios que mantienen un ritmo dinámico. En escena se teje una red de situaciones simultáneas: por un lado el consultorio del médico que María visita regularmente a causa de su pérdida de memoria y, por el otro, su hogar como escenario de distintos momentos de su vida. Es así como la casa de María mostrará situaciones que le van sucediendo personalmente, profesionalmente y que no siempre están ligadas de manera cronológica; pero sí temáticamente, en su camino por la realización de su diccionario y su búsqueda por definiciones para todos.

Marta Lubos tiene la difícil tarea de interpretar a María Moliner; personaje al que se le modifica la vida drásticamente y que, a su vez, revuelve los momentos más dolorosos de su pasado. Así, Marta Lubos logra componer este personaje sumamente complejo sumergido en un gran número de situaciones de momentos disimiles  y, al mismo momento, también logra plasmar el progresivo deterioro de su personaje en escena. Mientras que su esposo, Roberto Mosca, realiza un trabajo a la par, donde también muestra estos hechos simultáneos pero a su vez el inevitable devenir del tiempo. Mientras tanto, Daniel Miglioranza, el médico que trata el caso de María, permanecerá toda la obra en escena proporcionándole un hilo cohesivo a las diferentes temporalidades de la historia.

Es entonces como el espacio escénico está distribuido en dos. Por un lado, el consultorio de este médico donde se verán y sucederán estas visitas regulares por parte de María y, por otro, su hogar, que irá transformándose junto con los personajes dependiendo de qué momento lo atraviese. De esta manera, la escenografía cumple un rol fundamental focalizando el espacio que está contando los sucesos y enfatizando sobre en qué debe reparar la atención del espectador. Mientras que la iluminación realiza un trabajo similar, donde permite señalar donde se encuentra lo esencial de lo escénico.

Ensimismada en una realidad coyuntural compleja, María Moliner asegura que “un diccionario debe ser una herramienta de todos y para todos”.  Esta misma construye su vida a partir de la redefinición y la importancia categórica que se le asigna a este mismo poder de definición. Consecuentemente, la historia verídica sobre esta luchadora de la denotación nos acerca un gran número de reflexiones para pensar la vida misma y lo que nos rodea.

Ficha técnico artística

Dramaturgia: Manuel Calzada Pérez

Actúan: Marta Lubos, Daniel Miglioranza, Roberto Mosca

Voz en Off: Osmar Nuñez

Diseño de vestuario: Isabel Zuccheri

Diseño de escenografía: Eduardo Spindola

Diseño de espacio: Oscar Barney Finn

Diseño de luces: Leandra Rodríguez

Realización de escenografia: Eduardo Spindola

Fotografía: Sofía Gatti

Diseño gráfico: Leandro Correa

Asistencia de dirección: Florencia Laval

Producción ejecutiva: Verónica Dragui

Dirección: Oscar Barney Finn

Julieta Abella

Deja un comentario