Los problemas, los ricos y los pobres

Hola a todos,

Después de varias semanas diciendo “voy a escribir algo”, por fin lo hago. Es un poco un método de vía de escape a los problemas, you know.

Normalmente confío en ese pequeño grupo de amistades que considero más fuertes, pero como todos sabéis, todo el mundo tiene problemas, y si uno cuenta sus problemas a otro que también tiene otros problemas, al final se hace una bola enorme de problemas y puede que esa persona te mande a freír espárragos.

ricos-se-tragan-el-mundo

Y quien no tiene problemas, miente. Sólo que hay varios tipos de problemas. Están los de salud (físicos y mentales), que esos prefiero no tocarlos porque siento deciros que soy un poco -mi familia quitaría el poco- hipocondríaca. Están los problemas sociales, a clasificar en trabajo, dinero, vivienda, pareja, colegio, universidad, amigos…

De este tipo yo he tenido de todo, perdonad que me ría. Ahora me río, antes no. Los más frecuentes en todas las personas yo creo que es el de los amigos. Más que nada porque vivimos en sociedad con otras personas y tiene que haber roces, seguro. La gente va y viene. En una vida puedes llegar a conocer a tanta gente que habría que calcular la media (me gustaría saber si hay estudios sobre esto). ¿Quién sigue teniendo amigos de la infancia, pero infancia infancia, es decir, del colegio de primaria? Porque yo… no. ¿Del instituto? Alguno, es otra etapa y aquí maduramos todos un poco. ¿Y de la universidad? Los básicos. Por universidad se entiende también ciclos formativos, no quiero despreciar a nadie, que allí se aprende más.

Y del trabajo, bueno de los que tienen trabajo ahora o ya han trabajado… Párate a pensar cuántos amigos conservas del trabajo. Si es un trabajo que te gusta probablemente tengas más afinidad con las personas y te lleves mejor, si estás trabajando por….otro motivo… puede que tus compañeros de trabajo sean solo eso.

Yo empecé a trabajar de joven (en mis tiempos esto es joven), a los 18 años, bueno mentira, tenía 17… mentí un poco. Fue un contrato de verano y conocí mucha gente, el segundo trabajo fue más breve pero también más intenso, más gente… y el último fue el peor de todos los trabajos que tuve, si se le puede llamar trabajo. Estuve dos años, pero no me sirvió para luego estar en paro por la mierda del contrato que te hacen, así que acabé firmando la baja voluntaria. Luego he vuelto a solicitar ofertas de la misma empresa para el mismo servicio, la necesidad hace mucho.

¿No os da rabia ver las candidaturas de las ofertas que solicitáis, y que aparezca “descartado”? ¡Que leches está pasando! Luego nunca leen tu curriculum. Y si te preseleccionan te llaman para hacer un curso que tienes que pagar 200 € de tu bolsillo para inscribirte primero. Perdone, chica que trabaja para empresa timadora, si estoy buscando trabajo, ¿usted cree que me interesa hacer un curso que tenga que pagar yo?

Porque yo he realizado cursos en mis anteriores trabajos, ambos pagados por la empresa. Así que a timar a otro, señorita.

Los problemas de pareja. Que temón gente. Me quiere, no me quiere. Ya quisiera yo tener solamente problemas de pareja. Para vuestro interés estoy soltera y disfruto de la soledad, aunque no siempre eh. Tener pareja es como aislarte del mundo. Espero que no sea para todo el mundo. El mundo pasa a ser “tú y tu novio/a”. La familia se olvida, los amigos/as se olvidan o pasan a ser el segundo plato. Odio eso. Ya sabemos que con 24 horas al día hacemos muy poco, pero puedes planificar tu tiempo para dedicarles también momentos a la familia y amigos. Quien no lo hace, es porque no quiere o no le interesa. Tengo la suerte de tener personas que reparten el tiempo. Gracias.

Los problemas de familia, legales y económicos en mi opinión son los más difíciles. Y si se juntan los tres…. Malo. Incluso por culpa de esto pueden aparecer los físicos o mentales. Cada día hay más familias con problemas de tipo económico. La frase “es que no llegamos a fin de mes” es ya un lema de los ‘pobres’. Entre la casa (hipoteca o alquiler), la luz, el agua o el gas, la comida, la ropa, calzado…Esto me recuerda que tengo las zapatillas rotas y necesito unas nuevas. Porque no vamos a ir descalzos, o sí. Habría que planteárselo.

Yo entiendo que tiene que haber familias ricas porque tienen trabajo o han heredado una empresa familiar… Pero el número de ricos comparado con el de la clase media tirando a baja no está acorde en ningún país.

Y eso tiene que cambiar. Hablando con diferentes personas, he llegado a la conclusión de que con lo que gasta una persona rica en uno o dos días, los ‘pobres’ viviríamos por lo menos durante cuatro o cinco años.

A veces voy por el metro viendo a esas personas que van pidiendo. Algunos piden por pedir y cuentan vidas falsas, otros quiero imaginar y creer que son reales. Cuando estuve en Argentina lo que más me llamó la atención de esto era que los que pedían eran los niños, en lugar de los padres (si los hubiera) o adultos. Es una cosa que no debería de ocurrir. Tienen que cambiar muchas cosas en esta vida, muchas.

 

Ana García

Deja un comentario