Palabras encadenadas, un juego violento y atrapante

Esta vez comenzaré mi reseña llenando de elogios la obra que me ha tocado cubrir esta semana. Es la primera vez que una obra me ha impactado tanto y es un gran logro el que ha hecho Palabras encadenadas para mostrarnos una historia tan intensa y violenta. Grandes artistas españoles han pisado nuestro suelo y teatro para brindarnos una obra formidable, una incómoda pero alucinante experiencia hecha para que el espectador sea parte de este juego atrapante.

palabras

Encerrada en un oscuro sótano, Laura, una psiquiatra, contempla aterrorizada un vídeo en el que un hombre confiesa ante la cámara ser asesino en serie. Es Ramón, un tipo aparentemente normal e inofensivo. Amordazada y atada en una silla, Laura reconoce en él al que fue su marido durante dos años. Ramón le propone jugar a las palabras encadenadas. Si él gana la dejará marcharse, si pierde le sacará un ojo. Presa del pánico, Laura acepta.

El espectador se encuentra sentado alrededor de lo que será la historia por venir, donde los personajes se verán atrapados en este círculo en el que transcurren los hechos. Ahí comienza el juego. Laura es secuestrada y entra en un sótano donde oye un video en el cual su ex esposo Ramón confiesa haber cometido una serie de crímenes, esta persona del video ha sido quien atrapó a esta mujer y le ha prometido de que tarde o temprano será asesinada. En un momento Ramón le propone a Laura jugar a las palabras encadenadas, algo que solían hacer cuando permanecían juntos, lo único que esta vez la apuesta corre sobre la vida y la muerte de aquella mujer. La historia termina recorriendo una serie de cambios de clima, en los cuales se llega a conocer con detalle la vida de esta peculiar pareja, donde los roles cambian pero el peligro siempre está presente. Toca decir que es una apuesta peligrosa, en la que se denota la agresión física y psicológica por parte de sus personajes y está muy bien lograda ya que provoca en el espectador esa incomodidad que resulta de la violencia ajena, pero que aun así es atrapante e intensa.

Es un lujo que podamos tener aquí a excelentes actores que vienen del exterior a mostrar su arte, Cristina Alcázar y Francisco Boira son dos actores españoles que aprovecharon su paso por Buenos Aires para mostrarnos esta intensa historia en la que ellos brillan con su interpretación. Ambos actores dan lo mejor de sí para crear la atmósfera que este fuerte relato requiere y se dejan llevar con sus personajes en este juego lleno de intrigas. Él logra componer a un aparente psicópata que intenta poner en jaque las habilidades de Laura, quien ha tenido un interés particular por la psicología, y aunque en un principio se ve consumida por el miedo, luego toma las riendas del juego para analizar a Ramón y los motivos que le han llevado a semejantes actos aunque sin perder de vista su principal objetivo, escapar.

El espacio que se ha aprovechado para poner en escena esta obra ha sido fundamental para su ambientación, justamente la sala del Teatro El Damero está ubicada en el subsuelo del establecimiento y aprovecha eso para tomarlo como un oscuro sótano donde el psicópata realiza sus crímenes. El público también tiene su lugar en la escenografía al ser parte de ella como un círculo que encierra a los personajes, estamos ahí junto a ellos siendo partícipes de su maniático juego, incluso hay un momento en el que el personaje señala al espectador como una posible víctima que elegirá para su próximo crimen, cosa que en particular he tenido que agachar la cabeza por el temor que ha causado.

Palabras encadenadas es una historia violenta e incómoda, pero sumamente interesante que atrae al espectador con una propuesta distinta y muy profesional que brilla con sus soberbias actuaciones. Si bien estos artistas españoles vinieron a presentar esta obra con pocas funciones, está la posibilidad de que regresen más adelante. Esperamos que sea así y queda más que recomendada a nuestros lectores españoles que tengan la posibilidad de ver esta espeluznante y magnífica obra.

Ficha artística

Intérpretes:
Cristina Alcázar
Francisco Boira

Dirección: Juan Pedro Campoy
Dramaturgia: Jordi Galcerán
Compañía: La Ruta Teatro

 

Daniel Alvarez

Deja un comentario