Problemáticas del hoy y del mañana: Siembra el cielo entre nosotras

Los sábados a las 20hs en Vera Vera Teatro

Un futuro lejano, año 2516. Frente a una evacuación obligatoria donde las tierras serán inundadas por una decisión del estado, Elvira y Janu se ven unidas una vez más, unas horas antes de que parta el último tren de evacuados. A partir de este contexto futurista y apocalíptico se permitirá el desarrollo de una historia universal; una sobre un lazo familiar.

postal

Siembra el cielo entre nosotras presenta esta realidad a partir de un último encuentro entre hermanas (interpretadas por Julieta Sánchez y Lydia Stevens); hermanas que son construidas como figuras antagónicas. Por un lado tenemos a Janu, la bella y sumamente pulcra. Ella siempre acicalada y preocupada por la mirada ajena y la propia; caracterizada por su belleza arrasadora y su encanto. Por el otro lado tenemos a Elvira, arraigada a su tierra. En su caso, su vida es su territorio y todo lo que está en él, es decir, su trabajo. Bajo este futuro distópico que se construye en la obra se verá como se vuelven a juntar las vidas de ambas hermanas; hermanas que forman opuestos pero que, a su vez, no pueden deshacerse de ese lazo tan fuerte que las une.

La dramaturgia de Jimena Repetto construye una situación fatal a partir de dejos de problemas actuales, como el mal manejo de las tierras, y la problematización de los regímenes que dirigen los países. Sin embargo, dejando de lado la situación coyuntural construida, la cual es lejana e inconcebible, se puede ver una problemática universal, un tema común, la relación entre estas hermanas. De esta manera, todo este contexto y problematización contextual permite, a su vez, que esta misma problemática se genere. Esta frescura que aporta el mundo futurista construido pero que a su vez sabe mantener y proyectar temáticas comunes es lo que le da vida al texto.

A su vez, la omnipresencia de Tilio, su pasado hecho carne y hueso, juega un rol fundamental en la construcción dramática del texto. Aunque en un primer momento de forma misteriosa y luego, con el correr de la narración, de manera más certera, esta figura estará constantemente en escena y desempeñará un rol fundamental en el suceso de los hechos. Es entonces cuando Tilio traerá con sí todo ese pasado que en algún momento supo unir a estas hermanas y confrontarlas a la vez. Juan Manuel Barrera Hernández sabe constituir perfectamente este personaje, construyendo, a su vez, un hilo conductor que atraviesa todo el texto.

A través de una puesta muy cuidada y sensorial, se vive este relato. Un juego de luces simples pero a la vez intensas, unos efectos de sonido perfectamente cronometrados permiten la narración y, a su vez, la acompañan. De esta manera, aportan una dimensión que corre paralela al texto y permite disfrutar el relato tanto emocionalmente como sensorialmente. Es entonces que la puesta no solo permite la coordenada futurista que propone el texto sino que a la vez le suma una emoción tanto visual como auditiva que construyen la emotividad a la par del texto.

Siembra el cielo entre nosotras propone un mundo distinto y a la vez futuro. Sin embargo, abre interrogantes propios de nuestro presente y nos permite revisitar de una manera tanto estimulante como emocional algo que nos preocupará eternamente.

Ficha técnico artística

Dramaturgia: Jimena Repetto

Actúan: Juan Manuel Barrera Hernandez, Julieta Sánchez, Lydia Stevens

Músicos: Manuel Reyes

Sombras: Alejandro Szklar

Peinados: Constanza Suárez

Diseño de maquillaje: Constanza Suárez

Diseño de vestuario: Sol Ruiz Luparia

Diseño de escenografía: Norberto Pacciani

Diseño de luces: Alejandro Szklar

Edición de sonido: Juan Domingo Molina

Diapositivas: Manuel Reyes

Música: Jimena Repetto

Sonido: niko!

Fotografía: Mauro Bouzas

Diseño gráfico: Ana Polo, Guillermo Valoralo

Asistencia de dirección: Marina Panelo

Dirección: Jimena Repetto

 

Julieta Abella

Deja un comentario