Semana Beatle | Noche 2

| BUENOS AIRES |

Noche de contrastes: día dos de la 16a Semana Beatle de Latinoamérica en Buenos Aires

El silencio de la noche y las luces de los autos son la única compañía cuando recorres Buenos Aires pedaleando. Me miro las piernas mientras avanzo expectante, con la ansiedad que sólo un fanático puede comprender. “Beatlemanía” la llaman, yo prefiero decirle amor a los contrastes, los estilos, las letras, los ritmos, la identificación. Es tan fuerte el impacto que generaron The Beatles que hasta el día de hoy hay quienes dedican una vida a rendirles tributo, ¿cómo explicar lo que te vibra en las entrañas cuando reconoces los acordes del tema y te llenan el alma?

15235840_1270035339733788_7583150144286634928_o

Tuve el placer de asistir al segundo día de la 16a Semana Beatle de Latinoamérica. ¿Quién diría que el Paseo La Plaza cuenta con un estacionamiento para bicicletas en su 1° subsuelo y con una tarifa accesible? Una agradable sorpresa seguida por una noche mágica, misteriosa y llena de emoción.

Al igual que en las anteriores Semanas Beatle, se enfrentan bandas tributo de todo latinoamérica con el objetivo principal de ganar un viaje a Liverpool para hacer sonar sus versiones en “The Cavern”, el mítico boliche desde el cual el grupo británico saltó a la fama.

Chile (Los The Charritles), Uruguay (The 4 Beats), Colombia (The Paranoias) y Costa Rica (Dtour) estuvieron presentes en el concurso el martes 6 de diciembre de 2016 complementándose, con propuestas totalmente diferentes y marcando un estilo particular. Para cerrar la noche, nos deleitaron con estilo y una sincronía estupenda Get Back, la banda ganadora de la cuarta semana Beatle en el año 2004.

Suenan los primeros acordes de I wanna hold your hand, son Los The Charritles, mezcla de charros y beatles, inaugurando el segundo día. Nos sorprenden combinando sus vestuarios: dos de sus integrantes se visten de charros, los otros dos llevan el típico traje colorido que observamos en el disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts y un quinto integrante presenta los temas con mucho humor desde una marioneta de Ed Sullivan la cual hacia el final del show se transforma en una groupie. Sin lugar a dudas prima el estilo y la personalidad de la banda la cual no es meramente un tributo, es una adaptación particular y muy bien lograda. Destacable el hecho que el baterista cantó como voz principal la mayor parte de los temas y la segunda guitarra tomó su armónica para darle el toque final a Please, Please Me y el cierre final con el legendario Twist and Shout.

A continuación subieron cuatro individuos de traje y chaleco, pelucas con los clásicos cortes beatle de principios de los sesenta. El primer contraste de la noche, el tributo por el que optó The 4 Beats es similar al de la reconocida banda homenaje The Beats. Tal como su estética sugería, el repertorio de canciones se mantuvo en los primeros discos, bailando al son de la música agitando sus pelucas sin cesar. Mención al hecho que con el calor que invade en diciembre, se animaron a los trajes y le terminaron dando el toque con botas de cuero con un poco de taco.

El grupo colombiano The Paranoias, nos sorprendió desde el primer momento con un look descontracturado, la cantante principal tiene un estilo muy particular reflejado en sus cabellos celestes y a los cuatro instrumentos tradicionalmente beatle le adicionaron un teclado, sumando cinco miembros en su formación total. Fue el segundo contraste de la noche, de los boleros al rock, nos ilustra la versatilidad que tienen The Beatles y las diferentes formas de vivirlos. Nos deleitaron con una sincronía estupenda con temas como I me mine, Yer blues y Helter Skelter, entre otros.

Finalmente llegó el momento de Dtour, quienes vinieron desde Costa Rica con mucho esfuerzo, con una propuesta rockera al igual que el grupo colombiano. En este caso una formación 100% masculina, cuatro integrantes, dos guitarras, bajo y batería. Sin lugar a dudas el cantante marcó una diferencia, en cada tema nos ofreció un arreglo vocal impecable, el sonido de la banda en general muy nítido, seguro, todo ejecutado con calidad y sin perder el estilo. Cerraron el show con Come Together versionada con Whole Lotta Love de Led Zeppelin, le hicieron honor a su influencia con naturalidad, soltura y desbordante pasión.

Para cerrar la noche, subieron los invitados especiales Get Back, un trío de talentosos músicos quienes tuvieron el placer de tocar en The Cavern Liverpool hace más de 10 años. Me dejaron sin palabras, le rindieron honor a su triunfo en 2004. Continúan siendo estupendos, transmiten una energía increíble, los arreglos en la guitarra y las voces estuvieron perfectos. Hubo un momento muy emotivo a mitad del show cuando Rubén, el baterista de la banda, contó al público que es un ex combatiente de Malvinas y se encuentra actuando en una obra titulada Campo Minado. La misma es protagonizada por seis ex combatientes: tres ingleses y tres argentinos, quienes van a comenzar una gira mundial el mes entrante. El hecho de poder trascender e ilustrar un momento terrible en la historia argentina con arte y unión entre países fue algo que me desbordó de emoción.

Contemplando que The Beatles es una banda británica, el hecho que un ex combatiente de Malvinas le rinda tributo demuestra cómo el arte está más allá de todo, es otro lenguaje, está en otro plano, supera todas las barreras culturales y nos da un sentido de comunidad, un vínculo universal.

 Cecilia Carpman

Deja un comentario