Crítica: A la deriva (Adrift)

Destacado

Una joven (Tami) harta de su insulsa vida en la ciudad, decide embarcarse en una aventura en  Tahití sin saber muy bien lo que espera encontrar ni el tiempo que allí permanecerá. Su trabajo como ayudante en el puerto náutico le hace conocer a Richard, propietario y constructor de su propio barco. Pronto entablan una amistad y deciden recorrer los mares a bordo de su barco. Un encargo les embarca a la pareja en un viaje que les hace atravesar el inmenso océano a ambos. Un tremendo huracán deja el barco a la deriva.

Crítica

La presencia como director de Baltasar Kormákur (Everest, 2015) auguraba una película entretenida, de acción, tensión y supervivencia extrema. Sigue leyendo