Crítica: Mammón de Nao Albet y Marcel Borrás

| MADRID |

Dos jóvenes directores de 27 años, Nao Albet y Marcel Borràs, con una lista de proyectos juntos a sus espaldas, reúnen a un público muy variado e interesado en la obra que crearon y representaron en Barcelona en 2015, Mammón, y que ahora están representando en los Teatros del Canal hasta el próximo domingo 1 de abril.

Sinopsis

Cerca de la antigua Khalpe (actual Alepo), en el centro de un valle lleno de cuevas rebosantes de piedras preciosas, dos familias conviven en armonía, admirando la belleza natural de estos minerales como los niños contemplan los andares de un caballo: sin querer dominar sus huellas. Pero con la llegada de un hombre misterioso, la paz se ve alterada y aparecen odios y rencores entre los herederos de cada familia.
Mammón, que en arameo significa «riqueza» y en hebreo «tesoro», es para los cristianos el diablo de la avaricia y era para los fenicios el Dios de la bonanza. El relato mitológico de esta figura nos servirá para abordar la cuestión de la actual Siria, un país inmerso en una de las guerras más crueles de nuestro siglo.

Crítica

Sigue leyendo