Una dupla competitiva en Nieve Negra: Ricardo Darín y Leo Sbaraglia

| MADRID |

Nieve Negra, es una película de coproducción hispano-argentina y dirigida por Martín Hodara, que se estrenó en Argentina el 19 de enero alcanzando más de 700 mil espectadores en sus salas de cine.

null

 

La película cuenta con un reparto de lujo encabezado por Ricardo Darín, Leonardo Sbaraglia, Laia Costa y Federico Luppi y se puede ver en los cines de España desde el pasado miércoles 12 de abril.

Nieve Negra cuenta la historia de Salvador, un hombre ermitaño que vive en su refugio de la montaña, donde vivió durante toda su juventud. Tras muchos años sin verse con su hermano Marcos, este y su mujer Laura, que está embarazada, viajan a Argentina para tratar de convencerle de vender las tierras que comparten por herencia de su padre tras su fallecimiento. A partir de este reencuentro aparecerá el conflicto entre los dos hermanos por secretos del pasado.

Ricardo Darín, que ya de por sí es un grandísimo actor, sobresale acompañado de Sbaraglia, con una caracterización magnífica convirtiéndose realmente en un hombre solitario, huraño y poco empático. Pese a que esta es la primera vez que coinciden juntos Darín y Sbaraglia en rodaje, demuestran haber trabajado muy bien juntos y eso se nota en las secuencias que aparecen en la película. Por su parte Sbaraglia compone su personaje de hermano y marido a la perfección.

La idea del director Martín Hodara de darle un toque diferente mediante el montaje de flashbacks en la misma escena ha sido favorable, y si analizamos el final de la película con esa incógnita por fin revelada, tenemos un guion excelente que cuida los detalles, además de unas interpretaciones impecables.

El único punto negativo, quizá, es el personaje que le toca interpretar a Laia Costa, que a pesar de tener 32 años aparenta ser mucho más joven, y en mi opinión, no eran muy creíbles las escenas junto a Sbaraglia.

Si queréis averiguar cuál es el misterio encubierto deberíais ir a ver Nieve Negra al cine, disfrutaréis una vez más de un Ricardo Darín capaz de meterse en cualquier personaje que se le presente, y además, por primera vez, junto a Leonardo Sbaraglia, una dupla que parecía un combate a mejor interpretación.

Ana García

Deja un comentario